Abre la primera escuela dedicada en exclusiva al chocolate

  • Aprendemos a elaborarlo desde el grano
Foto: Madrid Directo |Vídeo: Telemadrid

Cada 13 de septiembre celebramos el Día Internacional del Chocolate para conmemorar el aniversario del nacimiento del escritor británico Roald Dahl, autor de la famosa novela 'Charlie y la fábrica de chocolate', una iniciativa que surgió en Francia en el año 1.995.

En nuestra Comunidad se han sumado a esta celebración con la apertura de la primera escuela dedicada en exclusiva a la producción del chocolate desde el haba de cacao, ubicada en la calle López de Hoyos.

Helen López la pone en marcha con un claro objetivo: aprender a elaborarlo desde el grano. "Trabajamos toda la transformación que implica la selección hasta convertirlo en una barra de chocolate". La idea es invitar a todos los reposteros, pero también a los amateurs, gente que quiere comer el mejor chocolate y lo quiere hacer con sus propias manos.

Para la selección del grano primero se deben quitar las impurezas y todos los granos defectuosos. De cada saco de cacao hacen una selección aproximadamente de 100 semillas solamente para confirmar si efectivamente han experimentado un proceso de fermentación.

"Los surcos que tiene el grano deben ser parecidos a los surcos de un cerebro"

Después de tostar el cacao, se rompe para separar la cascarilla del grano. Una vez tenemos el grano se añade en la refinadora, en donde por fricción y gracias al porcentaje de cacao se vuelve masa.

A continuación, se echa azúcar. "En cuanto más alto sea el porcentaje de cacao menos azúcar vamos a necesitar". Después se tempera, primero a 55 grados para bajarlo a 27 y, por último, volverlo a subir a 37 grados con el fin de que la manteca de cacao haga que la tableta endurezca toda a la vez y nos dé un resultado brillante, crujiente y quebradizo.

¿Por qué el chocolate nos hace feliz?

El pasado 20 de marzo, Día Internacional de la Felicidad, hablamos también con Helen, experta en chocolate y directora del Salón de Chocolate de Madrid, que os descubría por qué el chocolate nos producía felicidad.

Al parecer, existen estudios científicos que apuntan que algunas sustancias propias del chocolate desencadenan reacciones emocionales a nuestro cuerpo. Además, su sabor, olor y textura hacen que también sea placentero comerlo.

Este alimento tan delicioso está compuesto por más de 300 químicos naturales. Algunos de ellos afectan al cerebro humano liberando neurotransmisores, los cuales son los responsables de nuestras emociones y de cómo nos sentimos.

Algunos de sus componentes que nos afectan al organismo son: el triptófano, que es el responsable de que experimentemos sentimientos de felicidad; la feniletilamina, que está asociada con la euforia inicial del enamoramiento; la teobromina, que presenta propiedades diuréticas, vasodilatadoras y de relajación muscular; el flavonol, que es el encargado de prevenir el envejecimiento celular y los procesos degenerativos.

Según un estudio realizado por el NCBI el consumir chocolate puro y chocolate con leche tiene la capacidad de reducir el nivel de estrés con mayor medida que con el chocolate blanco.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Gastronomía