Campamentos de verano, más necesarios que nunca por el cansancio pandémico

  • Alrededor del 60% de las plazas disponibles están ya reservadas

Se acera el verano y las vacaciones escolares, una fecha señalada para los niños, que están deseando abandonar la rutina del colegio, pero todo un quebradero de cabeza para los padres que tiene que hacer encaje de bolillos para no dejar solos a sus hijos.

Los campamentos de verano salvan la papeleta a muchas familias, favorece la conciliación y es muy positivo para los más pequeños, ya que realizan actividades deportivas y comparten tiempo al aire libre con otros niños.

Este verano se hace más necesario que nunca debido a los efectos del confinamiento. Los campamentos de verano son una manera de romper las rutinas y el cansancio pandémico.

El sector tiene estos momentos alrededor del 60% de las plazas reservadas: “los primeros turnos están cubiertos ya”, confirma a Madrid Directo José Manuel Fernández, portavoz de la Asociación Nacional de Empresas de Actividades y Campamentos (AENECAMP).

“Queda el último empujón porque muchos padres deciden en el último momento el campamento al que van a ir sus hijos”, continúa diciendo.

CAMPAMENTOS SEGUROS

El sector de los campamentos lanza un mensaje de tranquilidad a los padres. Las actividades siguen unas medidas estrictas de seguridad para evitar contagios de covid, tanto para los niños como para los monitores.

Las pruebas PCR no son obligatorias para asistir, aunque cada campamento establece sus normas al respecto, explica Fernández. “Los padres tienen que hacer una declaración responsable confirmando que los niños no están contagiados y han estado en contacto con casos”.

En todo caso, los centros cuentan con protocolos estrictos en caso de detectar algún caso. Los campamentos son seguros y los datos lo corroboran, asegura Fernández: “El año pasado hubo una incidencia ínfima de casos”.

Los beneficios del contacto con la naturaleza

El contacto con el medio natural y el aire libre es muy positivo para los niños, asegura el pediatra Pedro Gorrotxategi: “En los espacios verdes se relajan y además conviven con otros niños”.

“Durante la pandemia han estado con muchas restricciones en el colegio y con sus amigos, por eso el hecho de poder salir al campo es fundamental para su salud mental”, dice Gorrotxategi.

“Los niños pequeños tienen una capacidad de contagiar menor y los que se han contagiado lo han llevado muy bien con pocos síntomas”, explica el doctor.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Niños