El Gregorio Marañón prueba con éxito un fármaco para tratar la alergia al cacahuete

El Gregorio Marañón prueba con éxito un fármaco para tratar la alergia al cacahuete

La alergia al cacahuete es una de las alergias alimentarias que más se dan entre los niños de 3 a 10 años. Y también una de las más peligrosas. Ahora, doctores del Hospital Gregorio Marañón han probado con éxito un fármaco capaz de frenar la reacción alérgica a esta legumbre.

Un fármaco oral

Muchos pequeños con alergia al cacahuete y a sus trazas acuden a diario al colegio con unas cápsulas de adrenalina en su mochila. Un antídoto que deben reponer cada cierto tiempo y llevar a todas partes por seguridad.

Ahora, el Hospital Gregorio Marañón ha probado con éxito un fármaco que evita la reacción alérgica cuando se ingieren accidentalmente alimentos con trazas de esa legumbre. De momento, es un ensayo clínico, que ha tenido éxito en pacientes de entre 4 y 17 años.

El tratamiento ha funcionado en pacientes entre 4 y 17 años

Una alergia que afecta sobre todo a niños

La alergia a las trazas de cacahuete afecta especialmente a los niños entre 3 y 10 años. Hasta ahora el único tratamiento es evitar la inyección de esta leguminosa o la autogestión de adrenaliana.

Ahora su futuro cercano podría cambiar, gracias a un descubrimiento que ya se ha ensayado con éxito en el Hospital Gregorio Marañón. Han conseguido probar la eficacia de un medicamento oral en 550 pacientes de EEUU y de Europa. La mitad de ellos tenían entre 4 y 17 años.

De comprobarse su eficacia a largo plazo, podría comercializarse

Se trata de un medicamento similar a las cápsulas, y también un polvo disuelto en las comidas. Se ha conseguido probar que tras la ingesta de esta medicina, los alérgicos al cacahuete, son capaces de tolerar entre una y dos semillas de cada cacahuete sin que les proporcione ningún tipo de reacción alérgica.

El estudio se ha desarrollado durante dos años y supone un gran avance y una mayor esperanza en cuanto al tratamiento para evitar las terribles reacciones que desencadenan este tipo de alergia y un respiro para los padres de estos niños.

El siguiente paso sería probar la eficacia de este tratamiento a largo plazo. Se proporcionará a cada paciente que ya forma parte del estudio clínico una dosis diaria de cacahuete para comprobar su reacción. Si todo sale bien, ya solo quedaría su comercialización.