Abuelos y nietos, felices de coincidir en los horarios de los paseos

Abuelos y nietos, felices de coincidir en los horarios de los paseos

Una de las peticiones de la Comunidad de Madrid a Sanidad es suprimir las franjas horarias para los paseos. La novedad en ese sentido es que los niños pueden salir desde este jueves a la calle de 10.00 a 13.00 y de 17.00 a 21.00, un cambio que ha provocado que pequeños y mayores coincidan en la calle.

Así son desde este 28 de mayo en Madrid las franjas horarias para salir, que se eliminan en la fase 2
Así son desde este 28 de mayo en Madrid las franjas horarias para salir, que se eliminan en la fase 2
Así son desde este 28 de mayo en Madrid las franjas horarias para salir, que se eliminan en la fase 2

Así son desde este 28 de mayo en Madrid las franjas horarias para salir, que se eliminan en la fase 2

Abuelos y nietos se han podido ver y este día ha sido el más feliz de los últimos dos meses para muchos.

Más de una lágrima se les ha escapado a los abuelos. Con mascarilla y con distancia de seguridad y evitando las horas de más calor. Muy contentos con el reencuentro.

“Después de dos meses y medio, mucha alegría”

“Después de dos meses y medio, mucha alegría” reconocen.

El cambio de horario de los paseos de los niños permite que ahora puedan coincidir con sus abuelos.

Nuevos horarios para los paseos de los niños para evitar el calor

“Teníamos nietos y solo los podíamos ver o abrazar por videollamadas” recuerda una de las abuelas que hoy está más contenta que nunca de pasear con sus nietos.

La hora de salida de los niños se ha adelantado de las 12 a las 10 de la mañana y por las tardes hasta las 21, lo que permite evitar las horas de calor.

“En Madrid Río no puedes estar con el calor a partir de las doce” asegura un padre.

Y a los que no tienen nietos, tampoco les importa coincidir con los niños en la calle. “Teniendo cuidado yo creo que no hay ningún peligro” aseguran.

Y para vigilar que los encuentros se hacen de manera responsable están los padres que algunos, incluso, impiden a los abuelos abrazar a sus nietos por precaución. Aunque muchas veces eso es inevitable.