Los trabajadores acusan a Nissan de "dejar morir" Barcelona y anuncian lucha contra el cierre

Los trabajadores acusan a Nissan de "dejar morir" Barcelona y anuncian lucha contra el cierre

El presidente del comité de empresa de Nissan en Barcelona, Juan Carlos Vicente, ha culpado este jueves a la multinacional de "dejar morir" las plantas catalanas, y ha asegurado que los trabajadores van "a pelear" y "a mantener en jaque a todas las administraciones pidiendo" que les apoyen.

Ante varios centenares de trabajadores concentrados en las instalaciones de Zona Franca, Vicente ha rechazado las explicaciones que ha dado la firma nipona para cerrar las fábricas de Barcelona y ha insistido en que los sindicatos no van a permitir "que más de 25.000 familias se queden sin trabajo".

"Nos han dejado morir. Dicen que no somos competitivos y que tampoco lo seríamos ni con la adjudicación de un modelo", ha subrayado, para recordar que el comité lleva años reclamando más producción y augurando que, sin nuevos encargos, el cierre acabaría por llegar.

Trabajadores concentrados en la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona han prendido fuego a una barricada de unos 40 neumáticos a las puertas de la fábrica, tras conocer la noticia del cierre anunciada por el Comité de Empresa.

El presidente de Nissan Europa, Gianluca de Ficchy, ha asegurado que no existe "ninguna solución viable de futuro" para las instalaciones productivas del grupo en Barcelona, descartando así la posibilidad de que la compañía japonesa dé marcha atrás a su decisión de cerrarlas a partir de diciembre.

En concreto, el cierre afectará a los centros que Nissan tiene en Barcelona -Zona Franca (fábrica de furgonetas), Montcada i Reixac (ejes) y Sant Andreu de la Barca (suspensiones y bastidores)-, así como a los centros de I+D, recambios, distribución y compras, también en la Zona Franca. En total, estas áreas suman unos 3.000 trabajadores.

Por contra, ha asegurado que las plantas que el grupo japonés tiene en Ávila (430 empleados), en la que se que fabrican piezas de recambio para la alianza Renault-Nissan y la fundición de Cantabria (535 trabajadores) seguirán operando "hoy y mañana" bajo el paraguas de Nissan, ya que cuentan con proyectos industriales propios "ajenos" a los de Barcelona.

A la perdida de empleo directo, habría que sumar los puestos vinculados en otras industrias, que alguno cálculos elevan a 20.000.El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, ha avanzado este jueves que hará "todo lo que esté en sus manos" para evitar el cierre de las plantas catalanas de Nissan, y ha apelado al Gobierno central y a la unidad institucional para intentar "revertir" esta decisión.

Torra ha hablado este jueves con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para activar "todos los mecanismos" necesarios para intentar "revertir" el cierre, y ha avanzado que los departamentos de la Generalitat implicados en esta crisis industrial se coordinarán con los diferentes ministerios para "actuar de manera decidida" ante el "grave problema que se nos presenta".

"Es el momento de sumar, de ir todos juntos para evitar lo que sería un perjuicio enorme", ha dicho el presidente catalán, que ha recordado que están en juego 25.000 empleos, y ha querido subrayar que el Govern estará "al lado" de los empleados de Nissan y de sus empresas proveedoras.

La Generalitat se reunirá esta tarde con los comités de Nissan y con los sindicatos y las patronales catalanes. Pere Aragonès ha dicho que aunque Nissan da la decisión por definitiva, el Govern no lo ve así. "Unas plantas no se cierran de un día para otro. Hay un proceso de negociación. Insistimos en la decisión de que reconsideren su situación", ha subrayado.

La vicepresidenta tercera para Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha asegurado este jueves que el Gobierno quiere negociar con Nissan cómo encauzar el cierre anunciado de su planta en Barcelona o tratar de buscar "una solución alternativa". Calviño ha apuntado además que "las inversiones necesarias en la planta son inferiores al coste estimado de cerrarla".

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha lamentado la decisión de la compañía japonesa Nissan de "dar por finalizada su presencia en Cataluña" y ha propuesto la creación de un grupo de trabajo para estudiar "escenarios alternativos" que garanticen la continuidad de la actividad industrial.