Cómo quitar rabillos de fresas

Coger con una pajita y presionar por la parte contraria a la parte verde hasta salga.

Cuando preparamos las fresas, hay que quitar los rabillos y, si lo hacemos con un cuchillo, se va gran parte de la fresa. Con este truco no perdemos casi nada y todas quedarán igualitas.

A la hora de servirlas, quedan mucho mejor.