Vídeo: Telemadrid | Foto: ARCHIVO

El secreto del amor verdadero: dormir separados

Desde pequeños hemos visto en las películas que las parejas felices duermen juntas, abrazas y se despiertan de la misma manera. Nunca hablan de los ronquidos, las patadas, los novios frioleros, las peleas por la manta y todos esas discusiones o manías que envuelven a las parejas que duermen en la misma cama.

Simplemente nos han vendido que la idea de que dormir por separado no es romántico y significa que la pareja está en crisis. Nosotros hemos descubierto que esta teoría es un mito y que las parejas que duermen separadas son más felices.

Dime cómo duermes y te diré cómo eres
Dime cómo duermes y te diré cómo eres
Dime cómo duermes y te diré cómo eres

Dime cómo duermes y te diré cómo eres

Pero no lo decimos nosotros, así lo afirman diversos estudios que han demostrado que dormir separados puede ser bueno para que las parejas sigan juntas. Esto no significa que quieras menos a tu pareja, simplemente que hay que respetar los hábitos individuales de cada uno.

Además, según los expertos, dormir separados aumenta la pasión y aleja los conflictos. De hecho, en la actualidad una de cada cuatro parejas duerme en habitaciones diferentes, aunque no lo digan, porque confesar que se duerme en camas separadas suele ser un tema "prohibido" de los matrimonios.

Pues sí, ese el secreto del amor verdadero: mucha pasión y dormir en camas separadas. Aunque hay que dejar claro que cada pareja es un mundo, y mientras algunas personas opinan que dormir separados es el inicio del fin de la relación, para otros supone un hábito necesario para seguir siendo felices.

Vídeo: Telemadrid | Foto: Telemadrid

¿Funciona realmente?

Si nos fijamos en nuestros antepasados encontramos evidencias de que, en algunas culturas como la griega, cada miembro de la pareja dormía en habitaciones personales.

Hace unos cuantos siglos, la cama era un espacio para el esparcimiento sexual y no para dormir. Es más, en la antigua Roma, los matrimonios dormían separados por recomendación facultativa

Con el tiempo y durante la Revolución Industrial, los tamaños de las viviendas se redujeron y empezó a ser costumbre que las parejas durmieran juntas en un mismo cuarto.

Mejores Momentos

Programas Completos