Unos 25 encapuchados asaltan un centro de menores en Castelldefels

Unos 25 encapuchados asaltan un centro de menores en Castelldefels

Se investiga el asalto violento que se producía este fin de semana en un centro de menores de Castelldefels -en Barcelona- que acoge a 35 menores extranjeros no acompañados. Un grupo numeroso de encapuchados entró violentamente en las instalaciones, agredió a dos educadores y a un interno y causó numerosos desperfectos.

El centro, tutelado por la Generalitat, fue asaltado el sábado día 9 de marzo por la noche por unos 25 encapuchados que causaron destrozos en el establecimiento y agredieron a dos educadores y un interno, que fue trasladado a un hospital.

Proteger a los menores

El equipo de profesionales del centro pudo proteger a los menores, aunque uno de ellos tuvo que ser trasladado al hospital de Viladecans (Barcelona) mientras que dos educadores también fueron atendidos por contusiones.

El Departamento precisa que el mismo sábado un grupo de jóvenes migrantes que volvían al centro y jóvenes del municipio habían protagonizado una discusión que acabó con el lanzamiento de piedras.

En este sentido, fuentes policiales han señalado a Efe que los Mossos recibieron hacia las 20.00 horas del sábado un aviso del 112 porque un grupo del centro de menores de Castelldefels estaría lanzando piedras a otro grupo de jóvenes del municipio y a sus vehículos, aunque la patrulla que se personó en el lugar no pudo identificar a los autores.

Los agentes constataron, no obstante, que no había ningún herido, que no se habían producido daños materiales y que no se llegó a presentar denuncia por estos hechos.

Agresión y daños

Poco después, los jóvenes del municipio se habrían dirigido al centro que acoge a los menas causando daños materiales y agrediendo a tres personas, que fueron atendidas en un hospital, por los que los Mossos abrieron diligencias para aclarar los hechos e identificar a los autores.

Los Mossos ya han identificado a los menores que presuntamente hicieron los lanzamientos de piedras y también habría algún identificado entre los jóvenes encapuchados que protagonizaron el posterior asalto.

El Departamento de Trabajo ha expresado "su condena más enérgica" por el asalto a este centro de menores extranjeros y, en este sentido, el conseller, Chakir el Homrani, ha afirmado que "este tipo de ataques violentos no tienen cabida en nuestra sociedad y son detestables por violentos, intolerables por injustos y del todo contrarios al sentir mayoritario de la sociedad catalana".

El centro que acoge a los menores es el equipamiento municipal de Cal Ganxo de Castelldefels, que desde finales del pasado año acoge a 35 menores tutelados por la Generalitat.