Robert Redford se retira con 'The old man & the gun'

Robert Redford se retira con 'The old man & the gun'

A sus 82 años, Robert Redford estrena película The old man & the gun, sobre un anciano ladrón reincidente.

Redford se despide del cine tras seis décadas como actor con la que según los críticos es una gran película. No podía ser menos, es un gigante no solo como actor, también ha demostrado ser un gran director y productor y un decidido impulsor del mejor cine independiente.

84 años

Robert Redford (Santa Mónica, California, EEUU, 1936) debutó en 1960 y dio sus primeros pasos en westerns televisivos como Maverick o El comisario, pero su primer papel de peso fue el de otro recluso encarcelado injustamente en La jauría humana de Arthur Penn.

Rebeldes y renegados, buenos tipos en el fondo, pero a menudo en el límite de la legalidad, han sido una de las especialidades de Redford, que piensa seguir dando guerra como director y productor y al frente del Instituto Sundance, mecenas pionero del cine independiente en EEUU Estas son las películas clave de su trayectoria como actor.

La jauría humana (1966)

Las miserias de un pueblo de la Texas profunda salen a flote con la llegada de Bubber (Redford), un prófugo encarcelado injustamente. Marlon Brando y Jane Fonda completan el trío protagonista de este clásico incomprendido en su época del director de Bonnie and Clyde.

Descalzos por el parque (1976)

La versión de Mike Nichols para Broadway de este texto de Neil Simon lanzó al actor al estrellato, multiplicado con la adaptación al cine. En su papel de chico perfecto, junto a una alocada Jane Fonda, mostraron los altibajos de una pareja recién casada en un pequeño apartamento de Nueva York.

Dos hombres y un destino (1969)

Si la anterior lo emparejó para siempre con Jane Fonda, aquí nació la otra gran colaboración de su carrera, con Paul Newman. Un canto a la libertad y la rebeldía a través de la historia de dos míticos pistoleros del Oeste, Butch Cassidy y Sundance Kid.

Las aventuras de Jeremiah Johnson (1972)

El primer resultado de su fructífero trabajo con Sydney Pollack es un western crepuscular, convertido en filme de culto, basado en la historia real de un hombre que decide dejarlo todo para vivir en soledad en las Montañas Rocosas, donde debe aprender a subsistir por sí mismo.

El candidato (1972)

En su primera aproximación al cine político, Redford es un joven y prometedor abogado que se lanza a la carrera por el Senado y ve su idealismo trastocado por la maquinaria de la propaganda. Una mordaz sátira política que ganó el Oscar al mejor guion y que no pierde vigencia.

El golpe (1973)

La película que lo reunió de nuevo con Paul Newman ganó siete Oscar, incluido el de mejor película y supuso para Redford su única nominación como actor -tiene un Oscar como director y uno honorífico-. El carisma de ambos actores juntos alcanza niveles estratosféricos en este filme sobre dos timadores profesionales con un plan perfecto.

El gran Gatsby (1974)

Basada en la célebre novela de F. Scott Fitzgerald, con guion de Francis F. Coppola, no es de las mejores actuaciones de Redford, pero sí de las más icónicas. La elegancia y el misterio del joven millonario Jay Gatsby le iba como anillo al dedo.

Todos los hombres del presidente (1976)

Esta sí es, posiblemente, una de sus mejores interpretaciones. Un mito interpretando a otro, Bob Woodward, el periodista del Washington Post que junto a Carl Bernstein (Dustin Hoffman) destapó el escándalo del Watergate que acabó con la carrera de Nixon.

Memorias de África (1985)

Con Sydney Pollack rodó otros títulos sin desperdicio, como Tal como éramos o Los tres días del Cóndor, pero esta última película juntos arrasó en los Oscar y es la más popular. Redford es el aventurero y romántico Denys Finch-Hatton ante el que cae rendida Karen Blixen (Meryl Streep) en Kenia.

Cuando todo está perdido (2013)

Cuando ya parecía que lo había hecho todo, un talludito Redford sorprendió con este papel de antihéroe que se enfrenta solo a los caprichos de la naturaleza en un velero en alta mar. Chandor mantiene un tono realista y antiépico que la hace ganar puntos.

Mejores Momentos

Programas Completos