Más de un millón de aves mueren cada año en los tendidos peligrosos

Agentes forestales están realizando un curso sobre cómo afectan los tendidos eléctricos a la fauna. Están realizando unas prácticas donde se muestra cómo los tendidos y su ubicación mata a muchas aves.

Alrededor de 33.000 rapaces mueren en los tendidos eléctricos cada año

Mueren fundamentalmente por dos causas: por electrocución en los postes o apoyos y por colisión contra los cables. La electrocución afecta sobre todo a las aves que utilizan los apoyos de los tendidos como posaderos, principalmente rapaces, córvidos y cigüeñas.

De hecho, esta es una de las causas de mortalidad más importante para rapaces amenazadas tales como el águila perdicera, el águila imperial, el águila pescadora, el milano real o el guirre o alimoche canario.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Naturaleza