Sexo al aire libre y restos de botellones en frente de un colegio de La Elipa

  • Los vecinos e iniciativas del instituto tratan de recoger los restos de basura en los alrededores del parque

Los vecinos de La Elipa están hartos. Llevan más de diez años denunciando el mal estado de su parque, al que desde hace tiempo no acude casi nadie para un paseo. Las causas: sexo público en plena luz del día, restos de botellones, cristales rotos y un mal mantenimiento del área. Para tratar de solucionarlo, tanto vecinos como iniciativas de un instituto han creado una iniciativa para recoger la basura del pinar de La Elipa. La situación empeora cuando uno de los puntos donde se practica el 'cruising' o sexo público es en uno de los laterales de un instituto.

Los vecinos nos informan de que solo hay un jardinero para encargarse del mantenimiento de la zona, aunque el Ayuntamiento ha organizado batidas de limpieza y control de botellones intermitentes. Desde el AMPA del colegio San Juan Bosco y asociaciones culturales para ser un grupo grande de personas para dejarlo todo limpio. Para denunciar que el Pinar está abandonado van a crear una escultura en forma de árbol con toda la basura que van a recoger.

Con todo lo que han recogido, han construido en señal de protesta un 'basurárbol' en la zona del Huerto de la Elipa. Uno de los vecinos del barrio nos muestra los restos de su bolsa de basura: desde bolsas de hielo hasta preservativos usados. El instituto Francisco de Goya sufre de estar rodeado de este ambiente, justo al lado es un punto donde se frecuenta el sexo público. Carlos, profesor del centro nos comenta que "están acostumbrados ya, asomándose por la valla puede ver todo, y no debería ser así".

Las bolsas recogen más restos de botellas, latas, hielos, pero en ciertas zonas de encuentro hay más preservativos, donde no dejan a los alumnos recoger por cuestiones higiénicas.

Su objetivo es volver a ver el parque con vida y actividades de los vecinos, así estas escenas dejarían de darse, con un buen mantenimiento del lugar, dicen, sería suficiente; más allá de la presión policial para controlar el 'cruising'. Pero además de este fenómeno, los montones de cristales no recogidos imposibilitan los paseos para niños y mascotas.

Desde Filomena el estado del parque no ha dejado de empeorar

El parque es considerado uno de los pulmones para La Elipa, pero desde Filomena su situación no ha dejado de empeorar. Como otros parques, muchos de los árboles no fueron recogidos hasta meses después, pero a diferencia de otros, no fue cerrado, permitiendo la entrada de las personas y ocasionando mucho riesgo de accidentes.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de La Elipa