Las cifras del acoso escolar en Madrid: uno de cada cinco alumnos ha sufrido bullying el último año

Los datos del acoso escolar son preocupantes. Un estudio realizado en España, tras declararse la pandemia, muestra que uno de cada cinco alumnos madrileños han sufrido bullying. Por otra parte, dos de cada cinco niños o jóvenes madrileños que han sufrido acoso escolar afirman que han recibido el apoyo adecuado del centro, la cifra más alta de España.

Según este estudio, el 30% de los padres han conocido situaciones de acoso en los centros escolares. El 50% de los padres y el 52 de profesores, aseguran que los centros escolares tratan de ocultar los casos de bullying para evitar una imagen negativa.

Leo Farache dirige la plataforma ‘Educar es todo’, que ha puesto en marcha la iniciativa ‘Dilo todo contra el bullying’, para dar visibilidad a este problema: “Lleva siendo grave desde hace mucho tiempo, pero ahora tomamos más conciencia”, asegura Farache.

"Tenemos dos problemas, no estamos preparados y tenemos que hacer equipo entre todos"

Las cifras evidencian una situación que sufren muchos alumnos y alumnas españoles: “Hay muchos niños y jóvenes que sufren acoso escolar por parte de sus iguales”. Sin embargo, no es fácil identificar los casos: “Tenemos dos problemas, no estamos preparados y tenemos que hacer equipo entre todos”, sostiene Farache.

En los últimos tiempos, el discurso de odio que se maneja en otros ámbitos de la sociedad, influye de manera directa en las escuelas. “Es un efecto dominó: lo que ocurre en la vida pública afecta a los hijos, por eso hay que reclamar la atención de todos para alcanzar la mejor convivencia que es el respeto mutuo”, afirma el invitado.

El profesorado se ve sobrepasado ante una situación “que trasciende a sus funciones”

Para los niños y niñas que sufren bullying, contarlo es de por sí un paso complicado, sobre todo teniendo en cuenta que, en muchas ocasiones, no se sienten apoyados por sus compañeros ni por el entorno escolar: “Lo peor es el silencio, no saber a quién contarlo”.

Por un lado, el profesorado se ve sobrepasado ante una situación “que trasciende a sus funciones”, dice Farache. “Hace falta inversión para que haya orientadores fijos que actúen de forma trasversal y continuada, orientando a los profesores y dando ellos mismo respuesta a estos casos”.

Por otro, según Farache, falta cohesión entre todas las partes implicadas en el problema: “Estamos trabajando poco en equipo entre familias y escuela para tratar de minimizar el problema”.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Acoso escolar