Mutación E484K, la estrategia letal del coronavirus para propagarse y resistir a las vacunas

  • Cepas com la británica, la sudafricana o la brasileña comparten esta evolución del virus. Nos lo explica José Antonio López Guerrero, virólogo y profesor de microbiología de la UAM

Estamos ante un escenario de la pandemia delicado, asegura José Antonio López Guerrero, virólogo y profesor de microbiología de la UAM. La vacunación contra el coronavirus está alcanzando, poco a poco, la velocidad adecuada, pero no es el momento de relajar las medidas, advierte el virólogo en Madrid Directo.

La fatiga pandémica y ciertos mensajes triunfalistas que escucho, continúa diciendo, pueden tener efectos nefastos. Estamos muy lejos de hacer pie, estamos en lo hondo y cubre bastante, especialmente en España.

En estos momentos nos encontramos en una situación similar a la cresta de la segunda ola, cuando se estaban interviniendo comunidades autónomas. Esto debería hacer pensar en mantener las medidas restrictivas para salir del túnel con la vacunación.

El peligro, aún desconocido, de las mutaciones

La prevalencia en la infección de cepas de las que todavía desconocemos completamente sus efectos, mantiene en alerta a los expertos. La mutación ‘Nelly’, que conocemos popularmente como la cepa británica, llega a más personas y por lo tanto aumenta la mortalidad, explica López Guerrero.

A ello se ha sumado otra nueva variante de ésta, de nombre ‘Erik’ o de cepa de Bristol, y comparten una característica especialmente peligrosa con la de Brasil o Sudáfrica: Estas cepas tienen la mutación E484K, la más letal porque convierte al virus en más resistente.

"Corremos peligro de que el virus aprenda a defenderse al encontrar un sistema inmunitario aún debilitado"

Estas mutaciones utilizan la misma estrategia para propagarse, pero han surgido de forma independiente en distintas zonas del planeta por el afán del virus en ganar capacidad de dispersión, asegura el profesor.

La amenaza se hace especialmente patente en estos momentos en que todos tenemos la esperanza puesta en la vacunación: Corremos peligro de que el virus aprenda a defenderse al encontrar un sistema inmunitario aún debilitado porque no ha recibido todavía la segunda dosis, explica.

No es necesario llegar al confinamiento que tuvimos en el 14 de marzo, pero deberíamos restringir la movilidad y la restauración, aunque nos cueste. Un caso que se haya infectado en un establecimiento, lo contagia al resto de la familia en una expansión que explica el índice de más de 550 casos por 100.000 habitantes que aún tenemos en España: El 10% de los infectados dan cuenta del 80% del total de casos, dice el profesor.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Coronavirus COVID-19