Desirée Vila, de gimnasta a atleta paralímpica

Desirée Vila, de gimnasta a atleta paralímpica

Belleza, juventud y talento. Para Desirée Vila la vida era una acrobacia constante, pero en un giro todo cambió.

"Era un ejercicio normal que hacíamos todos los días, pero la mala suerte me hizo un día caer todo mi peso sobre la pierna derecha, me rompí la tibia y el peroné, y se obstruyó una arteria, que no se detectó en el momento y que me causó la amputación de la pierna", recuerda Desirée.

"Pensé que iba a acabar sola"

"Con 16 años me vi sin una pierna, pensaba que nadie me iba a querer, que nunca iba a conseguir tener novio, pensé que iba a acabar sola", confiesa la joven atleta.

"Cuando me puse la prótesis vi que mi vida volvía a ser más o menos igual que antes. Hasta el año pasado me costaba enseñarla en público, pero ahora sin embargo me hago fotos con la prótesis y me pongo pantalones cortos. Hay complejos que aún me quedan por superar", agrega Desirée Vila.

"Volver a correr es una sensación increíble"

Ahora sonríe y vuelve a aprobar las sensaciones del deporte gracias al atletismo. "Volver a correr es una sensación increíble".

"He aprendido que la vida cambia en dos días, nunca sabes lo que te puede pasar, pero tienes que adaptarte a las situaciones que vienen e intentar tomarlas con positivismo". Palabra de Desirée, que con su ejemplo, las convierte en toda una lección.

Mejores Momentos

Programas Completos