Los acusados del crimen de la Guardia Urbana se culpan mutuamente

Rosa Peral, la principal acusada del crimen de la Guardia Urbana, dice que ella no mató a su marido, Pedro Rodríguez, sino que fue su amante, Albert López. Unas imágenes de Estrella Digital muestran cómo Rosa cuenta lo que le dijo a López después del asesinato.

El amante contradice su versión y la culpa a ella, pero reconoce que al principio mintió porque pensó que nadie le iba a creer. Asegura que él solo la ayudó a limpiar y la acompañó al pantano.

Los tertulianos de ‘Tras la pista’ no se creen el relato de ninguno de los dos acusados.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Sucesos