Guerra en Ucrania: Así ha quedado Járkov tras el aniquilamiento del ejército ruso

  • Rusia avanza por Luganks palmo a palmo, sin parar a pesar de la feroz resistencia del Ejército ucraniano
Foto: Telemadrid.es |Vídeo: Telemadrid

En Ucrania, comienzan a verse las consecuencias de los duros combates, a medida que las tropas rusas abandonan las ciudades que han conquistado durante los 89 días de invasión. Es el caso de Járkov, la segunda ciudad del país. Mientras, Moscú prosigue imparable su ofensiva en Lugansk, cuya conquista es el objetivo final de la guerra.

Rusia ya controla Mariúpol y en las últimas horas ha bombardeado Leópolis
Rusia ya controla Mariúpol y en las últimas horas ha bombardeado Leópolis
Rusia ya controla Mariúpol y en las últimas horas ha bombardeado Leópolis

Rusia ya controla Mariúpol y en las últimas horas ha bombardeado Leópolis

Rusia avanza por Luganks palmo a palmo, sin parar a pesar de la feroz resistencia del Ejército ucraniano. Moscú afirma haber destruido en las últimas horas seis puestos de mando ucranianos, matando a 210 soldados y destruyendo treinta unidades de armamento pesado.

El presidente Zelensky reconoce que la situación en la región es desesperada y pide más armas, “Necesitamos de todo tipo”, dice.

Los vecinos de Soledar, en la región de Donetsk, vive con terror e incertidumbre los combates, enterrados, sin agua ni luz, paralizados por las explosiones. “Vivir sin agua ni electricidad puede soportarse, dice Oleksandra Kolchenko, profesora, pero las explosiones cerca son aterradoras”.

Las autoridades de Mariúpol, ya totalmente controlada por Rusia, advierten que los entierros en fosas comunes en zanjas poco profundas en toda la ciudad, y los problemas en el sistema de alcantarillado, pueden provocar una crisis sanitaria.

El paso del Ejército por las zonas que han conquistado deja detrás tierra quemada. Especialmente afectada ha quedado Járkov. Lentamente, sus vecinos abandonan las estaciones de metro en las que llevan dos meses refugiados. “Aquí es donde vivo, dice Galina Vicar, es bueno. Ya no tengo miedo. No bombardean. Es hora de empezar una nueva vida”.

El pueblecito de Moschun, atravesado por los rusos camino de Kiev, ha quedado completamente destrozado. Pero Ucrania resiste y con todo, queda coraje entre sus vecinos. “No somos una nación con miedo, dice Zinaida Kostenko. No entregaremos nuestra tierra. Aunque Rusia sueñe con conquistarnos, no lo conseguirá.”

Recomendamos

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Ucrania