Malestar entre socios de gobierno que sólo coinciden en su ataque a PP y Vox

  • Sánchez pide a PP y Ciudadanos que rompan sus pactos con la ultraderecha cuando Casado y Arrimadas le piden que cese a Pablo Iglesias
Foto: REDACCIÓN |Vídeo: Telemadrid

La Oposición pide la dimisión del vicepresidente Pablo Iglesias, que hoy no ha contado con un apoyo explícito de sus compañeros de gobierno. El malestar en el ejecutivo de coalición sigue tras diversos enfrentamientos. Hoy hemos escuchado al Presidente del Gobierno defender que en España hay democracia plena.

Gesto serios y escasos aplausos de los socialistas a Pablo Iglesias en la sesión de control al Gobierno.

Tanto el líder del PP, Pablo Casado, como la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas han cargado contra el Gobierno por las críticas de Iglesias a la democracia española y el popular ha llegado a pedir su cese.

Casado le ha recordado sus palabras cuando dijo que no podría dormir con Podemos en el Gobierno, y ha acusado a Iglesias de arremeter contra la monarquía, el Poder Judicial, decir que Carles Puigdemont es un exiliado, señalar a periodistas, patrocinar a un condenado por terrorismo e incluso decir "que España es una dictadura en la que te pueden hasta envenenar".

Arrimadas, por su parte, ha advertido de que "nunca antes" ha habido en España un Gobierno populista dentro del Ejecutivo y "nunca antes" unos partidos separatistas habían tenido "tanto poder y tanta impunidad", un poder que les ha dado Sánchez, por lo que en su mano está "frenar esta deriva".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reclamado que PP y Ciudadanos rompan sus pactos con la ultraderecha porque las elecciones catalanas, donde ambos han sido adelantados por Vox, muestran que "les están comiendo" y ha avisado a Pablo Casado, de que si no opta por la moderación y por una oposición "útil" y con "sentido de Estado", seguirá por el "camino de la perdición" que le han enseñado sus malos resultados en las elecciones catalanas.

Pablo Iglesias ha lanzado al PP que entiende que se cambien de sede, como anunció ayer su líder Pablo Casado, tras los casos de corrupción que han asolado a la formación, pero ha advertido de que la ciudadanía querría "simplemente que dejara de robar".

Mientras la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha emplazado al PP a centrar su mensaje político y no quedarse únicamente en el cambio de sede, al recordar a su portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, "aquello de que aunque la mona se vista de seda..." y advertirle: "Procure que no se quede mona".

Mientras, la diputada por Vox, Macarena Olona ha cuestionado los privilegios de Iglesias como vicepresidente entre los que ha incluido el pago de una niñera con dinero público y le ha calificado de "pirómano" en el Consejo de Ministros. "En España hay una plena normalidad democrática. La amenaza es usted", ha añadido.

Mejores Momentos

Programas Completos