Nacho Guerreros muestra el drama de la discriminación de las personas transexuales en ‘Juguetes rotos’

  • El actor interpreta a Mario, un joven que deja su pueblo natal para trasladarse a Barcelona con el sueño de ser mujer

Nacho Guerreros no se considera especialmente gracioso pero sí muy sensible. El actor, y todo el equipo de ‘Juguetes rotos’, despliega toda su sensibilidad en este proyecto arriesgado, pero que les está dando muchas satisfacciones, confiesa el actor.

El riesgo es doble en este caso, porque Nacho, además de actuar, produce este montaje que permanecerá en cartel hasta el 6 de junio en el Teatro Infanta Isabel.

Nacho no ha podido cumplir, de momento, el sueño de crear su propia compañía, pero ha echado mano de su cabezonería riojana -“me encontré con muchos noes”- para montar la productora de ‘Juguetes rotos’.

“Era un proyecto muy arriesgado, pero la vida es riesgo: Era ahora o nunca”

“Era un proyecto muy arriesgado, pero la vida es riesgo: Era ahora o nunca”. La obra es un drama y los dramas son menos comerciales, dice Nacho. De hecho, “es un riesgo tan apetecible que me está dando muchas satisfacciones. En los 3 años y medio que llevamos interpretándola, todo han sido alegrías”. Nacho Guerreros y Kike Guaza recibieron en 2020 el premio de la Unión de Actores a mejor protagonista y actor revelación.

"Mario nace en un momento y en un cuerpo equivocado"

‘Juguetes rotos’ es una obra muy exigente para el actor, que no abandona el escenario en ningún momento. Mario, El personaje protagonista, "nace en un momento y en un cuerpo equivocados. Desde pequeño quiere ser niña y se siente atrapado en un cuerpo que, según él, no le pertenece. Esto le genera bastantes conflictos internos”, cuenta.

“Mucha gente como Mario sufrieron las consecuencias de la Ley de vagos y maleantes. Se les señalaba constantemente y les generaba unos traumas muy difíciles de reparar”, dice Nacho.

Mejores Momentos

Programas Completos