"Le pidió a mi hija que se quitara las braguitas"

  • Telemadrid habla, en exclusiva, con otra de las madres que ha denunciado al presunto pederasta de Usera
  • El fotógrafo se encuentra en libertad con cargos a la espera de juicio
Foto: TELEMADRID |Vídeo: Telemadrid

Telemadrid ha hablado, en exclusiva, con más padres que han denunciado al presunto pederasta de Usera. Un hombre de 52 años que utilizaba su estudio de fotografía para cometer abusos sexuales a niñas de entre 9 y 14 años. Ya hay once familias que han denunciado. Fue detenido en abril y estuvo hasta julio en situación de prisión preventiva, cuando fue puesto en libertad con cargos a la espera de juicio.

Según el testimonio de otra de las madres, “la obsesión” de este fotógrafo era ganarse la confianza de los padres, "para tener a los niños a solas". "Era un completo manipulador, un total monstruo”, asegura.

En libertad con cargos un presunto pederasta que llevaba más de 10 años como fotógrafo infantil en Usera
En libertad con cargos un presunto pederasta que llevaba más de 10 años como fotógrafo infantil en Usera
En libertad con cargos un presunto pederasta que llevaba más de 10 años como fotógrafo infantil en Usera

En libertad con cargos un presunto pederasta que llevaba más de 10 años como fotógrafo infantil en Usera

“Él se ganaba tu confianza, te escribía, te llamaba, yo te voy a ayudar. Sentía que esos niños que iban a su estudio le pertenecía de alguna manera y que tenía unos derechos sobre esos niños y sus padres que no eran reales”, explica esta madre.

El presunto pederasta utilizaba técnicas de persuasión con las que al final conseguía su objetivo final que era el de quedarse a solas con las pequeñas. “Había padres a los que tenía sometidos. Nos decía, déjame a la niña que me la lleve en la moto al centro de Madrid que le voy a hacer unas fotos preciosas. Conmigo nunca lo consiguió, no le dejé nunca que se llevara a mi hija”.

Aún así, según el relato de esta madre, el presunto pederasta sí que consiguió realizar tocamientos a su hija. “Puso a mi hija en una posición de tal manera que la niña estuviera agachada en el suelo con las piernas cruzadas, tapando su bikini, que parecía que estaba totalmente desnuda. Le puso a mi hija un vestido que usa con todas las niñas, de encaje de color carne muy corto y entonces le pidió que se quitara las braguitas y que moviera las piernas, que las cruzara, que las levantara para obtener una fotografía, claramente, de sus partes íntimas, porque no llevaba ropa interior. Entonces se acercó a ella y le tocó el culo”, asegura.

Como el resto de padres que han denunciado, esta madre está convencida de que el fotógrafo acusado de pederastia vivía de traficar con las fotos de menores. "Me pregunto por cuanto tiempo estarán las fotos de mi hija en internet. Es algo que me rompe las entrañas como madre, que te destroza por dentro”, explica con angustia.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Distrito de Usera