Ya son 400.000 los perros que han viajado en el metro de Madrid

Ya son 400.000 los perros que han viajado en el metro de Madrid

Una media de 360 personas acceden al metro de Madrid cada día con perro desde que en julio de 2016 se permitió el acceso de los canes al suburbano, ya que cerca de 400.000 perros han viajado en metro durante este periodo.

Así lo ha indicado este lunes la consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Rosalía Gonzalo, que ha presentado el balance de esta medida acompañada por un grupo de voluntarios de la asociación 'La Voz Animal' y sus respectivos perros en adopción en un trayecto desde Príncipe Pío hasta Lago.

Según los datos recogidos por los responsables de Metro, los perros acceden a más del 60% de las estaciones del suburbano, entre las que destacan Moncloa, Argüelles y Ciudad de los Ángeles. En cuanto a las líneas, las de mayor afluencia de personas que viajan con sus mascotas son 1, 3, 6 y 12.

Los fines de semana son los días con mayor afluencia, con una medida de 373 perros de media diaria, tanto sábados como domingos, frente a los 355 que se registran de media entre semana.

Horarios clave

En lo que respecta a las franjas horarias: durante el sábado el grueso de las entradas se registra entre las 11.00 y las 16.00 horas, mientras que los días laborables se observan picos y es más difícil encontrar un patrón de comportamiento.

Los animales no pueden entrar de lunes a viernes en las horas de mayor afluencia (7.30 a 9.30 horas, 14.00 a 16.00 horas y de 18.00 a 20.00 horas). Durante los meses de julio y agosto, además de todos los fines de semana del año y en festivos el acceso se puede realizar libremente sin limitación alguna en el horario.

Según Gonzalo, permitir el acceso de los perros al metro "es una iniciativa que había sido muy solicitada" por los usuarios y que siguen el modelo de otros metros europeos donde ya se permitía el acceso de las mascotas, como Bruselas, Londres, Lisboa o Berlín.

Requisitos

Para poder acceder a la red de Metro, los perros deben estar identificados correctamente mediante un microchip e inscritos en el registro censal municipal, además de llevar bozal y estar sujetos con una correa de una longitud que no supere los 50 centímetros, requisito que tienen que ser cumplidos desde el acceso a la estación hasta la salida a la calle.

La entrada de mascotas no supone coste adicional alguno para el viajero, pero está limitada a un solo perro por usuario y deben ocupar para su desplazamiento, exclusivamente, el último coche de cada tren. Pueden utilizar los ascensores y las escaleras, pero por seguridad no está permitido que utilicen las escaleras mecánicas.

Se debe evitar obstruir el paso del resto de pasajeros en puertas y ascensores, y se puede limitar el acceso a los perros ante situaciones tales como aglomeraciones de viajeros. Además hay que tener en cuenta que las persona responsable del perro es su portador y la persona propietaria del perro es su responsable subsidiaria.