Muere la cantante de Roxette, Marie Fredriksson, a los 61 años, por un tumor cerebral

Muere la cantante de Roxette, Marie Fredriksson, a los 61 años, por un tumor cerebral

Su música, personalidad y su inconfundible rubio platino hicieron de esta mujer un símbolo del pop internacional de los 90. Marie Fredriksson nos ha dicho adiós este martes. Ha estado 17 años luchando contra el cáncer, un tumor cerebral le fue diagnosticado en 2002.

La cantante del grupo sueco Roxette ha muerto a los 61 años, según informaron los representantes de la cantante en un comunicado. "Con gran tristeza tenemos que comunicar que Marie Fredriksson, de Roxette, murió en la mañana del 9 de diciembre, tras una larga batalla de 17 años contra el cáncer", señala el texto.

Una artista muy querida

La cantante, nacida el 30 de mayo de 1958, debutó en solitario en 1984 y se convirtió en una de las artistas más queridas y exitosas de Suecia.

En 1986 fundó con Per Gessle el dúo Roxette con el objetivo de llevar su música más allá de las fronteras de Suecia y "juntos comenzaron su histórico viaje" que en los años siguientes los convertiría en una de las mayores bandas de pop del mundo, agrega el texto.

Fama internacional

Alcanzaron fama internacional con el tema "The look" al que siguieron muchos otros números uno en el top 100 de "Billboard" como "Listen To Your Heart", "It Must Have Been Love" (de la banda sonora de "Pretty Woman") y "Joyride".

Otros grandes éxitos fueron temas como "Dressed For Success","How Do You Do!", "Sleeping In My Car", "Dangerous", o "Fading Like A Flower", entre muchos otros. "Si era grande en el estudio, el escenario era su hábitat natural", señala el comunicado.

Una maravillosa voz y un gran legado

Un grave tumor cerebral diagnosticado en 2002 la obligó a someterse a un tratamiento agresivo y "gracias a su espíritu luchador", la cantante pudo regresar gradualmente a partir de 2009 a los escenarios.

La banda sacó varios discos más y volvió a emprender varias giras, pero en 2016 los médicos le recomendaron que dejara los escenarios y se centrara en su salud.

Fredriksson, que deja marido y dos hijos, "nos deja un gran legado musical" y "su maravillosa voz, fuerte y a la vez delicada", así como sus "mágicas actuaciones" serán recordados por todos aquello que tuvieron la suerte de ser testigo.

Per Gessle, la otra mitad de Roxette, dio las gracias "por todo" a la cantante, a la que calificó de "excelente músico, maestra de la voz e increíble intérprete".

El talento de una gran amiga

"Gracias por pintar mis canciones en blanco y negro de los colores más maravillosos. Fuiste en cuarenta años la más maravillosa de las amigas. Me siento honrado y feliz de haber tenido la oportunidad de compartir tanto de tu tiempo, talento, calor, generosidad y sentido del humor. Las cosas ya nunca serán lo mismo", escribió.

El Gobierno de Suecia se sumó a las condolencias con un mensaje en su cuenta oficial en Twitter: "Descansa en paz, Marie Fredriksson. Increíble cantante, tanto con Roxette como en solitario".