Mariquitas contra pulgones en Leganés

Mariquitas contra pulgones en Leganés

Leganés lucha contra la plaga de pulgón utilizando mariquitas, un depredador natural con el que evita el uso de pesticidas. Un proyecto pionero que se está aplicando en 250 árboles de tres barrios de esta localidad.

La Delegación de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Leganés procederá esta semana a la suelta de decenas de mariquitas y 'aphidius' (avispas pequeñas), dos depredadores naturales de los pulgones de los árboles, en el marco del programa de control de plagas sin insecticidas químicos, que llegará a unos 300 ejemplares arbóreos.

Los técnicos municipales han aplicado ya este sistema en unos 250 árboles de la localidad, mediante un procedimiento que consiste en colgar de las ramas unas pequeñas cajas con estos insectos para que se alimenten principalmente de pulgones.

El sistema de control de plagas con 'aphidius' contra el pulgón es curioso. Lo que hace es colocar dentro de éste sus huevos, que terminan acabando con el pulgón cuando el huevo finaliza los cuatro estadios larvarios.

Además, ahora se ha ampliado también la lucha contra las plagas de cochinillas en los árboles Acer, según fuentes de Sostenibilidad, con el uso de rodelias (escarabajos). De momento, el sistema se ha llevado a cabo en los barrios de Las Batallas, Zarzaquemada y Ensanche de San Nicasio.

Inofensivos para los humanos

Se trata de insectos que, inofensivos para los humanos, "actúan como insecticida natural para luchar contra las plagas", según han asegurado fuentes municipales. "Es un sistema ecológico y natural que, sin embargo, es más lento que los tratamientos químicos.

Aún así, "tiene la ventaja de que es eficaz y duradero en el tiempo, ya que al tratarse de insectos autóctonos, las mariquitas y los 'aphidius' permanecen ya un año tras otro en los árboles por lo que el efecto perdura en el tiempo", según las mismas fuentes.

Los insectos se han colocado en dos especies de árboles muy habituales en Leganés, las catalpas (en los barrios de Zarzaquemada y Las Batallas) y las robinias (en el Ensanche de San Nicasio), dos especies arbóreas que son atacadas habitualmente por los pulgones.