González Laya dice que Ghali entró con "discreción" en España, sin "ilegalidad" ni "ocultamiento"

Foto: REDACCIÓN |Vídeo: Telemadrid

Sale a la luz el video de la tensa declaración de la exministra Laya ante el juez como imputada por la entrada del líder de Frente Polisario en España. La que fuera titular de Exteriores asegura que no se hizo ninguna verificación del pasaporte de Brahim Ghali, condición necesaria para entrar en España. Según Laya, no fue "una entrada ilegal, sino discreta" y que "siguieron los cauces de una decisión política".

La exministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya aseguró ante el Juzgado de Instrucción Número 7 de Zaragoza que la entrada en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, se hizo con "discreción" porque su caso involucraba a "dos vecinos" con "aristas políticas", en referencia a Argelia y Marruecos, aunque no llega a mencionar a este último.

Así consta en la declaración, a la que ha tenido acceso Europa Press, del pasado lunes 4 de octubre, cuando la extitular de Exteriores compareció en calidad de investigada ante el magistrado instructor Rafael Lasala por la entrada del líder del Frente Polisario en territorio español el pasado 18 de abril.

González Laya destacó lo "excepcional" de la llegada de Ghali a España y aseguró que estaba motivado por cuatro factores. En primer lugar puntualizó que se trataba de una petición realizada por un país tercero y no por una organización no gubernamental o un particular; destacó como segundo factor que era una persona que estaba "gravemente enferma"; en tercer lugar, subrayó que era una "persona con un perfil político"; y por último, que era un caso que involucraba a "dos vecinos" cuya relación entre ellos tiene unas "aristas políticas".

"Todo ello hace que sea importante, desde la humildad y la buena fe que ha caracterizado nuestra gestión de esta cuestión, de tratarla con discreción", señaló la exministra. En este sentido, puntualizó que "discreción no es arbitrariedad", que "no es ilegalidad" y que, desde luego, "no es ocultamiento".

La exministra insistió en que se apostó por la "discreción" ante la especificidad del caso, al tratarse de una petición de "un país tercero con el que España tiene unas relaciones diplomáticas específicas". Añadió, además, que la situación podía "ser complicada para otro país tercero con el que España tiene una relaciones también de muy buena vecindad".

NO SE LE VERIFICO EL PASAPORTE DIPLOMATICO

En el marco de la declaración, la exministra dijo que desde Argelia le avisaron que Ghali portaba un pasaporte diplomático argelino. "En este caso, habiéndose anunciado quién iba a venir y con el código de Schengen en la mano, de buena fe le digo, señoría, nosotros entendimos que su entrada podía tener lugar como tuvo lugar, es decir, sin que se controlase el documento de acceso", indicó.

Ante el argumento de la exministra, el magistrado preguntó si --de acuerdo con la normativa-- se avisó al resto de países de la zona Schegen de la llegada de Ghali. González Laya insistió en que el código diplomático permite la entrada incluso sin documentación en caso excepcionales. "Pero no estamos hablando de ese supuesto, estamos hablando del supuesto de un ciudadano que nos dice va a venir con un pasaporte diplomático, al que no se le verifica el pasaporte diplomático cuando llega a la frontera española, una cortesía en casos en los que se trata de un vuelo de Estado", explicó.

"¿Hicimos nosotros averiguaciones sobre si esta persona tenía algún tipo de limitación para la entrada en el territorio Schegen? No, señoría, no lo hicimos", aseguró tras insistir en que le guiaba la buena fe. Hace unas semanas, el juez pidió un informe a la oficina SIRENE sobre si había o no órdenes de detención o alertas relativas al líder polisario.

PERMISO DE RESIDENCIA DEL HIJO DE GHALI

Durante su intervención, González Laya también aseguró que las autoridades argelinas le habían informado de que el líder polisario venía acompañado de su hijo y que éste tenía "un permiso de residencia en España".

La Brigada de Información de la Jefatura Superior de Aragón comunicó al juez en un oficio el pasado 30 de septiembre que el permiso de residencia del hijo de Ghali se expidió el 23 de abril de 2021; es decir, cinco días después de que llegara a territorio español. Según la Policía, dicho permiso tendrá validez hasta el 14 de marzo de 2026.

En la comparecencia, Lasala le cuestionó sobre esa entrada del hijo de Ghali, y González Laya apuntó que en el contacto con las autoridades argelinas hubo acuerdo para que Ghali, "con pasaporte diplomático argelino", llegara acompañado de su hijo "portador de tarjeta de residencia" española.

Al hilo, recordó que cuando llegó el avión a Zaragoza se les indicó que venía una tercera persona, y tras ser cuestionada sobre si debía poder acceder al país, ella no autorizó esa entrada "porque el acuerdo era Ghali con su hijo".

Sobre la tarjeta de residencia del hijo de Ghali, Laya reconoció ante el juez que "no fue verificada", y que "no se hizo al amparo del código de fronteras de Schenguen". "La entrada a mis ojos se hizo dentro de la legalidad", insistió en repetidas ocasiones.

Por último, a preguntas de la Abogacía del Estado, insistió en que en este asunto "no se trata de un acto administrativo, sino de un acto político en el ejercicio de la soberanía de España". "Si hubiese habido petición de asilo o de refugio habría expediente administrativo que seguiría su curso, pero esto es un acto político, de soberanía", indicó.

Tras conocerse la grabación, PP y Vox preguntan al ejecutivo si fue Pedro Sánchez el autor de esa decisión política. Los populares además han vuelto a pedir una Comisión para investigar, dicen, esta oscura trama.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Arancha González Laya