Sánchez evita aclarar si autorizó la entrada de Ghali: "El Gobierno actuó conforme a la ley"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha evitado aclarar si fue él quién autorizó la entrada en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, después de que la ex ministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya haya sido imputada en relación con este caso, esgrimiendo que se actuó "conforme a la ley".

En rueda de prensa en Nueva York, donde acude a la Asamblea General de la ONU, Sánchez ha recordado que "hubo una petición humanitaria para salvar una vida a una persona que estaba a punto de morir", en referencia a que el líder del Polisario tenía COVID-19 y por ello fue hospitalizado en Logroño tras su llegada a España.

Crece la crisis diplomática con Marruecos con la declaración en la Audiencia del líder del Polisario
Crece la crisis diplomática con Marruecos con la declaración en la Audiencia del líder del Polisario
Crece la crisis diplomática con Marruecos con la declaración en la Audiencia del líder del Polisario

Crece la crisis diplomática con Marruecos con la declaración en la Audiencia del líder del Polisario

España lo que hizo, ha defendido el presidente, fue "dar una respuesta humanitaria a una persona que estaba a punto de morir", insistiendo así en el argumento esgrimido desde el primer momento por el Ejecutivo para autorizar la llegada a España de Ghali.

"El Gobierno de España hizo lo que debía, dar respuesta a esta cuestión humanitaria, y lo hizo como debía, conforme a la ley", ha abundado, sin responder a la pregunta de si fue él quién dio la autorización final para que se produjera la acogida del líder del Polisario.

Las palabras de Sánchez se producen después de que este martes se supiera que el titular del Juzgado de Instrucción Número 7 de Zaragoza, Rafael Lasala, ha citado como imputada a González Laya en relación con el llamado 'caso Ghali'.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, afirmó este jueves que la exministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, “nunca” le consultó sobre la entrada en territorio español del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Gali fue ingresado en un hospital español para tratarse de la covid-19 el pasado abril, lo que provocó una crisis diplomática entre Madrid y Rabat.

Sánchez se refirió también a la relación de España con Marruecos e instó a esperar a que se constituya el nuevo Gobierno de este país. Sí insistió en la oportunidad que hay de restablecer con Marruecos unas relaciones sólidas "y con nuevos fundamentos".