El padre del ganadero asesinado por Igor 'El Ruso' oyó dos disparos y creyó que habían matado al perro, no a su hijo

Foto: Telemadrid |Vídeo: Telemadrid

Es el único testigo que sigue vivo. Segundo día del juicio a Igor el Ruso. Ayer escuchábamos la frialdad del autor confeso de tres asesinatos. Este martes, hemos escuchado al padre de una de las víctimas. José Luis Iranzo Balaguer, el padre del ganadero asesinado por Norbert Ferher en la localidad turolense de Andorra.

El padre ha afirmado que en la tarde del 14 de diciembre de 2017 esperaba que su hijo le recogiera en el 'Mas del Saso', cuando vio luz, oyó disparos y una especie de chillido, por lo que creyó que alguien había matado al perro, tal vez el "pájaro" que había estado cometiendo robos en la zona y había disparado días atrás a dos vecinos de Albalate. A continuación, llamó a la Guardia Civil. Nunca pensó que se tratase de su hijo.

Iranzo Balaguer ha relatado que en la mañana de aquel 14 de diciembre se acercó con su hijo a su finca, el 'Mas del Saso', y comprobaron que una ventana tenía el cristal roto, por lo que alguien había querido robar en la noche del día anterior. "Mi hijo abrió la puerta, no había nadie dentro, pero faltaba bebida, algo de comida y algún utensilio de cocina".

Su hijo le indicó que iba a poner la denuncia ante la Guardia Civil, que se fuera a fanear y que le esperara en el masico. El padre llegó al masico sobre las 17.30 horas en su tractor. "Metí el tractor en la cochera y le dije que podía venir a buscarme, él estaba todavía con la Guardia Civil.

Me di la vuelta y ví un haz de luz por el tejado y a un tío entrando por allí, por donde está el mastín. Igual está el elemento ese, pensé, y llamé a la Guardia Civil, pero no había cobertura, llamé a mi mujer, a mi sobrino, no estaban, y al final marqué el 062 y comuniqué lo de los disparos de pistola. Cuando se produjeron los dos disparos, apenas se veía nada, sentí como un chillido, creí que me habían matado al perro". Iranzo Balaguer, que sentía mucho miedo, optó por esconderse detrás de unas alpacas de paja.

En su relato ha referido que vio un coche que salía del masico y pensó que había llegado su hijo. "Quería salir a su encuentro, pero tropezé y caí y le gritaba 'José, José estoy aquí".

El coche se detuvo y se puso de nuevo en marcha e Iranzo Balaguer corrió detrás del coche de nuevo hasta que desapareció el vehículo. "Me senté en unas alpacas de carrizo y, al momento, unos cinco o seis minutos después escuché disparos diferentes, como ráfagas" que provenían del 'Mas del Zumino', donde Feher asesinó a los dos guardias civiles Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero.

Indicios

Uno de los agentes de la Guardia Civil del Equipo de Policía Judicial de Alcañiz, que se encargó de la investigación del triple crimen de Andorra, ha afirmado a preguntas de las acusaciones que el día 12 de diciembre existían bastantes indicios para pensar que el autor de los robos que se venían produciendo en la zona era el mismo que el que disparó el 5 de diciembre contra dos vecinos de Albalate, lo que se indicó en una nota informativa que se difundió el 13 de diciembre a las unidades, de forma interna, junto a un retrato robot del sospechoso. José Luis Iranzo también expresaba esa sospecha en la denuncia que interpuso el día 14.

Mejores Momentos

Programas Completos