Vídeo: Telemadrid | Foto: Telemadrid

Los forenses creen que el homicida de Heidi Paz eliminó la cicatriz de una cesárea para evitar su identificación

Recta final en el juicio al 'Rey del Cachopo'. Los forenses creen que el acusado seccionó el cuerpo de Heidi Paz para eliminar una cicatriz y así dificultar que la identificaran. La autoras del informe de ADN del cadáver aseguran que es ella al 99,99%. Por su parte los médicos psiquiatras han confirmado que el acusado no presenta enfermedad mental ni trastorno de la personalidad.

En la sesión de este lunes, las responsables de los informes de ADN han confirmado al jurado que el tronco investigado es de Heidi Paz porque coincide al 99,99%con el ADN el de su madre, y que el ADN de César Román estaba en la maleta en la que se encontró el cadáver y en dos botes de sosa cáustica.

Tras relatar todas las muestras que les llegaron al laboratorio desde la nave en la que apareció el cadáver y el piso en el que vivía César Román, han precisado que el análisis de las pruebas indubitadas (de las que no cabe duda) obtenidas del tronco y de la madre de Heidi Paz se concluye que "son compatibles en todos los marcadores menos en uno", que es una mutación genética que se valoró.

La prueba arrojó una compatibilidad del 99,9985 por ciento entre ambas mujeres, siendo "aproximadamente cinco millones de veces más probable" que Gloria y Heidi fueran madre e hija en comparación con la coincidencia que arrojaría la comparación con otra persona.

Además la prueba de ADN mitocrondrial también fue "coincidente", a pesar de hallar y tener en cuenta otra mutación genética que se considera "explicable" por las características de las moléculas.

Así se concluyó que la compatibilidad entre el ADN de la madre de Heidi y del tronco investigado es 4.209 veces más probable que si se comparase con el de otro ciudadano.

Las expertas han precisado que este tipo de pruebas lo que confirman totalmente es el hecho de que dos ADN que se investigan no sean compatibles, y en el caso de ser compatibles, como es este caso, dan un porcentaje.

Han relatado que una vez que se detuvo a César Román se comprobó que su ADN estaba en las asas y la tapa de la maleta en la que se encontró el tronco atribuido a Heidi y en la tapa de dos botes de sosa cáustica que había en esa nave.

Un animal social

Por otro lado, los médicos psiquiatras que examinaron al acusado han expuesto a la Sala que César Román no presenta las capacidades mentales alteradas dado que no presenta ninguna patología mental ni trastorno de personalidad.

El acusado fue sometido a un examen psicológico a instancias de su defensa para determinar su perfil y si era una persona agresiva. Según la psicóloga Ana Villarubio Mendiola, presenta "una personalidad compleja sin trastorno, con rasgos narcisistas, dependiente y paranoide".

"Es una persona muy sociable. Quiere caer bien y gustar. Es un animal social. No tiene rasgos psicomáticos. Es arrogante y manipula, con ausencia de empatía en relaciones personales. Usa el engaño y la impulsividad y es habilidoso en el manejo de habilidades sociales", ha descrito.

De igual modo, ha destacado que no es una persona agresiva y que puede ser que su ira la descargue por la impulsividad que tiene, pero no sobre terceros ni animales en alusión a las acusaciones de una de sus exparejas de que ejercía maltrato a sus mascotas.

La psicóloga ha hablado del rol del acusado como padre y de su hija pequeña, momento en el que se le ha visto emocionarse y secarse unas lágrimas.

Mejores Momentos

Programas Completos