Crece la disputa política entre Escudero y Reyero por las residencias de Madrid

Se recrudece el enfrentamiento entre los consejeros de Sanidad y Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid sobre la gestión de las residencias de ancianos.

El consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (PP), ha lamentado el "faraseísmo político sorprendente" por parte de su homólogo de Políticas Sociales, Alberto Reyero (CS) al no entender "a qué responde" el estar con "filtraciones de cuestiones de trabajo", en alusión a los correos electrónicos en los que el consejero de Ciudadanos denunció que podría haber muertes indignas en residencias.

Así se ha referido el consejero 'popular' en una entrevista en Onda Madrid a los correos electrónicos que publica este viernes El País y que Reyero hizo llegar a Escudero para mostrar su disconformidad sobre los protocolos de derivaciones hospitalarias desde residencias aplicados por la Comunidad de Madrid durante la crisis sanitaria del coronavirus.

Las residencias de Madrid admiten nuevos ingresos cuando superan las 6.000 muertes por coronavirus
Las residencias de Madrid admiten nuevos ingresos cuando superan las 6.000 muertes por coronavirus
Las residencias de Madrid admiten nuevos ingresos cuando superan las 6.000 muertes por coronavirus

Las residencias de Madrid admiten nuevos ingresos cuando superan las 6.000 muertes por coronavirus

Según la información del periódico, Reyero le dijo a Escudero en dos correos electrónicos del 22 de marzo que sin colaboración "muchos residentes" podrían "fallecer de forma indigna", y asimismo apuntó que se incurriría "en una discriminación de graves consecuencias legales" si se negaba ese traslado a las personas con discapacidad de cualquier edad.

Alberto Reyero |EFE

"A mí me resulta sorprendente que haga referencia a correos personales en estos casos, sobre todo además cuando hemos llegado a mantener con su Consejería 21 reuniones a las cuales no ha acudido ni una sola vez, y podía haber llamado. Es todo bastante más sencillo y no entiendo a qué responde el estar con este tipo de filtraciones de cuestiones de trabajo entre consejeros que forman parte de un mismo Gobierno", ha dicho el consejero de Sanidad. "Allá cada uno -ha continuado- con su conciencia y me parece una actitud de un faraseísmo político la verdad que sorprendente, pero bueno".

A una pregunta sobre las discrepancias entre los socios del Gobierno de coalición, Ruiz Escudero ha dicho que "aquí hay que arrimar el hombro y no poner dificultades" y que "cada uno tiene que ser responsable de lo que ha actuado dentro de esta crisis, si alguien está más en filtraciones de correos, de yo 'he dicho', aquí lo que se trata es de los madrileños y los pacientes".

Acerca del "borrador" de un protocolo que desaconsejaba la derivación de ancianos procedentes de residencias a los hospitales de la región y que se envió por "error" a los centros sociosanitarios, como apuntó el jueves Escudero en el Pleno de la Asamblea, el consejero ha comentado que se trabajó en hasta seis borradores "hasta el documento definitivo, que fue el del 25 de marzo"."Dije en la Asamblea que fue un error enviar ese borrador por una razón muy sencilla, puesto que era una propuesta desde la dirección general de Coordinación Sociosanitaria, pero que necesitaba el visto bueno de los 26 geriatras de enlace, que son los que establecen el criterio clínico definitivo de derivación", ha añadido.

El consejero ha agregado que, en este sentido, "no estaban de acuerdo en incluir todos esos criterios y el documento definitivo es el 25 de marzo que es cuando se realiza ese documento, que es el que ha permitido el realizar todas esas derivaciones de los pacientes con los criterios clínicos, porque es lo que siempre hecho". "Desde Sanidad hemos hecho todo lo humanamente posible por dar esa respuesta, por tratar de cuidar siempre a nuestros mayores, y se ha utilizado ese criterio", ha apostillado Ruiz Escudero.

La Consejería de Sanidad rectificó a finales de marzo un protocolo de atención a pacientes de residencias de mayores durante la crisis del coronavirus, y en un nuevo texto eliminó la recomendación de no derivar a los hospitales a aquellos ancianos con infección respiratoria que no puedan caminar por sí solos.

En el anterior protocolo, la Dirección General de Coordinación Sociosanitaria establecía entre los criterios para derivar a un hospital a ancianos de una residencia con infección respiratoria que fueran "independientes para la marcha" y que no tuvieran "deterioro cognitivo".

El nuevo protocolo se eliminaron estos criterios y se establecían otros nuevos, como que los pacientes estén "en situación final de vida" y "con cuidados paliativos", sean enfermos de cáncer terminal o estén en fase "neurodegenerativa".

Unidas Podemos pide los emails de Sanidad

El Grupo Parlamentario de Unidas Podemos IU en la Asamblea de Madrid ha registrado varias peticiones de información solicitando el contenido de los emails que Sanidad envió a hospitales y que estos enviaron a las residencias.

"Desde Unidas Podemos lo que queremos hacer es dar luz y taquígrafos a su gestión, por eso hemos pedido una Comisión de Investigación en la Asamblea de Madrid sobre lo sucedido en las residencias", ha señalado García Villa. "Esto es gravísimo, esperamos que tenga todas las consecuencias y se asuman todas las responsabilidades", ha concluido la parlamentaria.

Medicalizar residencias

El presidente de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, José Manuel Ramírez, advirtió este viernes en el Congreso de los Diputados de que medicalizar las residencias de mayores es “una trampa” en la que “no debemos caer” tras la crisis del coronavirus, ya que los residentes “tienen derecho a ir a los hospitales”.

“La medicalización (de residencias) es una palabra trampa. No caigan. Cuando lo pedíamos, era cuando no admitían a residentes en hospitales, por lo que decíamos que nos mandaran los cuidados paliativos de hospitales a las residencias”, dijo Ramírez en su comparecencia ante la Comisión de Reconstrucción Económica y Social de la Cámara Baja.

A su juicio, medicalizar las residencias de mayores supondría “retroceder un siglo” y, además, aseguró que “sería una discriminación en el acceso a la atención sanitaria universal” de los residentes.

Ramírez insistió en que los mayores “tienen el mismo derecho a la salud que cualquier persona, viva donde viva”. En esta línea, demandó una “mayor coordinación” entre los servicios de Atención Primaria y las residencias de mayores para que sean estos facultativos los que atiendan a los mayores y potenciar la atención domiciliaria para los mayores, también para los residentes cuyo domicilio sean las residencias de mayores “como a cualquier persona que vive en su casa”.

Mejores Momentos

Programas Completos