Aragonès dice que el referéndum de independencia es la solución inevitable

  • Carles Puigdemont pide al Tribunal General de la UE que le devuelva la inmunidad 
  • Los independentistas se unen para conmemorar el cuarto aniversario del referéndum del 1-O
Foto: REDACCIÓN |Vídeo: Telemadrid

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha llamado este viernes a la unidad de los partidos independentistas y ha pedido de nuevo un referéndum como la solución al conflicto: "Catalunya volverá a votar".

Lo ha dicho en la declaración institucional del Govern con motivo del cuarto aniversario del 1-O en el recinto de la Maternitat de Barcelona, donde se votó en 2017, acompañado de todos los miembros del Ejecutivo catalán.

Aragonès ha reafirmado el compromiso del Govern con la negociación con el Gobierno central sin renunciar a nada: "Este Govern se declara heredero del referéndum del 1-O y se compromete a continuar el camino hacia la independencia". "En primer lugar, forzando una negociación con el Estado español. Pero no solo esto, sin renunciar a nada. Este Govern se declara orgulloso del referéndum del 1-O y se conjura a trabajar para hacer posible la culminación de la independencia de Catalunya", ha concluido.

Aragonès ha dicho que cuatro años después es el momento de "continuar estirando esa fuerza" y ha insistido en que el referéndum es la solución inevitable al conflicto catalán.

Integrantes del Gobierno catalán, políticos independentistas y simpatizantes de la sociedad civil se unieron este viernes en Barcelona en un acto organizado por Òmnium Cultural para conmemorar el cuarto aniversario de la celebración de un referéndum no vinculante en esta comunidad autónoma.

En el acto, que consistió en una foto conjunta ante el Colegio Ramón Llull, uno de los puntos de votación que, según Òmnium, recibió la “violencia desatada” del Estado el 1-O, participaron el presidente de la Generalitat catalana, Pere Aragonès; la presidenta del Parlamento catalán, Laura Borràs; el líder de ERC, Oriol Junqueras; el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, y la líder de la CUP en el Parlamento catalán, Dolors Sabater, entre otros.

Durante el acto, el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, denunció que cuatro años después el Estado sigue sin “reconocer la violencia” ejercida por la policía el 1-O y exigió una “reparación”, es decir, que esta “violencia” sea investigada y que se “depuren responsabilidades”. “Estamos convencidos de que el 1 de octubre de 2017 es un punto de no retorno”, añadió.

Mientras, el expresidente de a Generalitat Carles Puigdemont aguarda la decisión de la justicia italiana que podría entregarlo a España el próximo lunes.

El Tribunal General de la Unión Europea ha recibido este viernes una nueva demanda de medidas cautelares presentadas por la defensa del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont para reactivar su inmunidad como eurodiputado y frenar así el proceso iniciado en la Justicia italiana para decidir sobre su entrega a las autoridades españolas tras su reciente detención en Cerdeña (Italia).

Antes de comparecer ante el juez en Cerdeñael próximo día 4, Carles Puigdemont vuelve a aparecer para rememorar el referéndum ilegal por el que es reclamado por la Justicia. "La supervivencia de Cataluña sólo es posible como una nación independiente" sostiene el expresidente.

A su vez, Oriol Junqueras escribe en sus redes sociales que el 1-O fue una “victoria excepcional” de la democracia y una “victoria indiscutible” del camino de “este país hacia su libertad”. Para el líder de ERC, esta fecha siempre será sinónimo de “democracia” y también de la “representación más dura” del Estado. “Pese a todo, sabemos que volveremos a vencer porque nuestro compromiso con la independencia de Cataluña se mantiene intacto”, ensalzó.

Mejores Momentos

Programas Completos