El Gobierno limitará a 850 cabezas las granjas de vacuno, una cifra "demasiado grande" para los pequeños productores

  • Rosario Arredondo (COAG), reclama un debate previo sobre el sector antes de "hacer declaraciones más o menos afortunadas"

Las polémicas declaraciones del ministro Alberto Garzón sobre las macrogranjas, sigue generando debate en el sector y en la sociedad, justo cuando el Ministerio de Agricultura está a punto de publicar un nuevo real decreto que regulará las explotaciones ganaderas.

García Page, sobre Garzón: "Cuando el diablo no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo"
García Page, sobre Garzón: "Cuando el diablo no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo"
García Page, sobre Garzón: "Cuando el diablo no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo"

García Page, sobre Garzón: "Cuando el diablo no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo"

El Gobierno quiere limitar a 850 el máximo de cabezas permitidas en granjas de ganado vacuno, una cifra “demasiado grande” para los pequeños ganaderos, asegura a Madrid Directo Rosario Arredondo, responsable de ganadería de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).

"Si las macrogranjas se llevan a efecto por todos los sitios, nosotros desapareceríamos"

Asociaciones del sector como la COAG han tenido la oportunidad de valorar el real decreto que está a punto de publicarse en el BOE. COAG estima que esa cifra debería ser muy inferior porque perjudica a las pequeñas explotaciones: “Las ganaderías familiares son muy importantes para mantener el campo, los pueblos, y además lo hacemos de una manera muy sostenible”, asegura Arredondo.

La responsable de ganadería de COAG coincide con el planteamiento del ministro sobre las macrogranjas: “En nuestra organización estamos completamente en desacuerdo con ellas. Si estas explotaciones se llevan a efecto por todos los sitios, nosotros desapareceríamos”, asevera.

"Tenemos que hablar todos antes de hacer declaraciones más o menos desafortunadas"

Lo que parece que genera unanimidad en el sector es lo inoportuno de las declaraciones de Garzón, no solo sobre las macrogranjas, sino sobre el consumo de carne, que también generó polémica el pasado verano.

Arredondo reclama un debate previo sobre los asuntos que afectan al sector: “Tenemos que hablar antes de hacer declaraciones como las de Garzón, más o menos desafortunadas”, afirma. “Tenemos que sentarnos todos, políticos, productores y empresarios ganaderos, porque hay mucho que hablar para saber cómo queremos enfocar el futuro”, concluye.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Ganadería