Vídeo: Telemadrid | Foto: Redacción

El Museo del Ferrocarril de Madrid

La antigua estación de Delicias, un magnífico ejemplo de la arquitectura de hierro del siglo XIX, acoge desde 1984 el Museo del Ferrocarril. La que fuera cabecera de línea en 1880 cuenta ahora con una nave central en la que se halla la parte más importante del museo, además de la zona de los andenes y las vías, donde se exponen las antiguas locomotoras.

En esta zona se pueden ver las primeras máquinas de vapor que circularon por el país, las primeras locomotoras eléctricas o los primeros motores diésel que se aplicaron a la tracción de los ferrocarriles.

La visita permite conocer una completa colección de material histórico ferroviario, desde los vehículos (como locomotoras, vagones de viajeros y antiguos vehículos de mantenimiento) hasta todo tipo de piezas, elementos, fotografías o recreaciones que ilustran las diferentes profesiones relacionadas con el ferrocarril a lo largo de su historia.

La colección se completa con piezas de modelismo ferroviario en diferentes escalas, además de tres maquetas animadas de distintas épocas

Distintas salas temáticas permiten a los visitantes hacer un recorrido por la historia ferroviaria española. El museo también acoge exposiciones temporales y cuenta con diversas actividades orientadas a los niños y las familias, como talleres didácticos, representaciones teatrales o circulaciones en trenes de jardín. Además, la cafetería está instalada en un precioso coche restaurante de 1930.

Por otro lado, el Museo del Ferrocarril acoge el Archivo Histórico Ferroviario y la Biblioteca y Hemeroteca Ferroviaria, un conjunto único en España cuyo principal objetivo es la conservación, el estudio y la difusión del patrimonio ferroviario.

¡Pasajeros al minitren!

Todos los sábados, de 11:30 h a 14:00 h, se pone en marcha el Ferrocarril de las Delicias: los trenes de jardín del Círculo Madrileño Ferroviario (CIMAF). Esta instalación, que reproduce los elementos del ferrocarril real de dimensiones reducidas, constituye un complemento ideal para la visita al museo.

El Ferrocarril de Delicias |Redacción

El Ferrocarril de las Delicias es un parque ferroviario en el que personas de todas las edades pueden montar sobre pequeños trenes cuyo ancho de vía es de 5 pulgadas (12,7 cm) y que tienen un recorrido de 265 metros.

A pesar de sus dimensiones reducidas, estas locomotoras de vapor vivo funcionan exactamente igual que las de gran tamaño y tienen potencia suficiente como para remolcar a los trenes de viajeros del recinto.

La estación de Delicias

La estación de Madrid-Delicias fue la primera en construirse en Madrid con carácter definitivo y una moderna estructura metálica. El proyecto fue realizado por el ingeniero francés Émile Cachelièvre, que utilizó las más modernas técnicas constructivas. Técnicas que Henri de Dion ya había aplicado con gran éxito en la Galería de Máquinas de la Exposición Universal de París de 1878.

La armadura de hierro de la estación se preparó en Francia en los talleres de la compañía Fives Lille, constructora del desaparecido hipódromo de París y de la estación de Orsay. El ingeniero francés Vasaille se desplazó a Madrid para montar la estación junto a varios ingenieros españoles.

Esta fue diseñada como la terminal de la línea de Madrid a Ciudad Real, que tenía continuidad hasta la frontera portuguesa por Badajoz. Sin embargo, poco después de su inauguración fue adquirida por la Compañía de Madrid a Cáceres y Portugal (MCP).

La línea de ferrocarril fue abierta al tráfico el 3 de febrero de 1879 y, poco después, el 30 de marzo de 1880, se haría lo propio con la estación de Delicias, inaugurada en presencia del rey Alfonso XII. En 1969 dejó de prestar servicio de viajeros, aunque siguió funcionado como cargadero de mercancías hasta comienzos de los años ochenta.

Redacción

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Museo del Ferrocarril