Vídeo: Telemadrid | Foto: ARCHIVO

Hipoteca inversa: Una nueva forma de buscar liquidez en tiempos de crisis

En España hay más de ocho millones de personas mayores de 65 años y casi el 89% es propietario de una vivienda. Para complementar su pensión algunas personas están optando por la hipoteca inversa como una forma de obtener liquidez a través del patrimonio.

A sus 83 años, Miguel ha contratado este producto financiero. Cuando se jubiló hace un par de años, su situación económica no era mala, de hecho, cuenta con varios inmuebles a su nombre, pero necesitaba liquidez: “Necesitaba dinero, y resulta que, por mi edad, los bancos me negaban cualquier tipo de crédito”, explica en Está Pasando.

Los hoteleros madrileños piden al Gobierno herramientas para dotarse de liquidez
Los hoteleros madrileños piden al Gobierno herramientas para dotarse de liquidez
Los hoteleros madrileños piden al Gobierno herramientas para dotarse de liquidez

Los hoteleros madrileños piden al Gobierno herramientas para dotarse de liquidez

Fue entonces cuando decidió solucionar su problema de liquidez a través de la hipoteca inversa, con la que consiguió el dinero que necesitaba y además seguir disfrutando de su casa, ya que no se pierde la propiedad.

Qué es la hipoteca inversa

La hipoteca inversa es un préstamo dirigido a personas mayores de 65 años o en situación de dependencia severa por el cual una entidad financiera abona una renta al cliente a cambio de que éste ofrezca su vivienda como garantía.

Para explicarlo de una forma más sencilla, es un producto financiero que permite conseguir dinero por la casa sin tener que venderla y pudiendo vivir en ella al mismo tiempo. Un préstamo en el que, quien paga, es la entidad financiera, y no al revés como suele ocurrir.

Esta opción implica firmar un contrato cuya finalización se establece en el momento del fallecimiento de quien lo suscribe. Con ella, el propietario de la vivienda recibe durante todo el tiempo de vigencia del contrato una renta que se fija en función de su edad y valor de la vivienda que se entrega como prenda a cambio del préstamo.

Este producto financiero lleva regulado en España desde el 2007, pero no ha calado en los jubilados españoles por los riesgos que supone como la depreciación de la vivienda, la falta de información financiera o la existencia de pensiones no contributivas. De hecho, desde enero hasta mediados de 2020, solo se constituyeron en España catorce hipotecas inversas, según los datos del Centro de Información Estadística de Notariado.