La muerte de un sacerdote eleva a 4 fallecidos y 10 heridos las víctimas de la explosión de la calle Toledo

  • Rubén Pérez, de 36 años, permanecía en estado grave en el Hospital de La Paz y tuvo que ser operado dos veces sin éxito
  • Un retén de bomberos ha permanecido durante toda la noche en el lugar del suceso
Foto: EFE |Vídeo: Telemadrid

La muerte del sacerdote que permanecía ingresado en estado grave en el Hospital de La Paz eleva a 4 los fallecidos y a 10 los heridos en la explosión, al parecer de una caldera, en el edificio parroquial de la calle de Toledo 98. Se trata de dos hombres que caminaban por la acera en el momento de la explosión, y el electricista y el sacerdote que se encontraban junto a la caldera.

Foto: TELEMADRID |Vídeo: Telemadrid

Rubén Pérez Ayala, de 36 años, fue ordenado sacerdote por el arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro, el pasado mes de junio tras formarse en el seminario Redemptoris Mater de Madrid. La parroquia de Virgen de la Paloma, era el primer destino como sacerdote de Pérez Ayala.

Está previsto que durante la mañana comiencen las tareas de demolición controlada de las plantas superiores. Además técnicos del Ayuntamiento van a revisar la estructura del edificio para saber qué daños se han producido.

La doble explosión, ha tenido lugar sobre las 3 de la tarde de este miércoles y se ha podido escuchado a kilómetros de distancia.

Foto: Redacción |Vídeo: Telemadrid

La tragedia podría haber sido mucho mayor, dado que el edificio alberga la residencia de varios sacerdotes, locales parroquiales y de Cáritas, y sobre todo porque colinda con una residencia de ancianos y un colegio, pero tanto los residentes como los niños han resultado ilesos.

En cuanto a los heridos, tres personas han sido derivadas a otros centros hospitalarios con lesiones menos graves: un hombre de 53 años con traumatismo craneoencefálico y pronostico leve al hospital Ramón y Cajal, un hombre de 29 años al Clínico San Carlos con fractura de peroné y pronóstico reservado y un varón de 27 años con una herida en el tobillo a la Fundación Jiménez Díaz para realizarle una exploración completa.

La explosión, descrita como "brutal" por los testigos presenciales y que ha causado el derrumbe de parte del edificio, ha afectado a al menos cuatro plantas del centro parroquial de la Iglesia de la Virgen de la Paloma, en el que hay despachos, un centro de acogida de Cáritas, que estaba cerrado en ese momento, ocho salas de reuniones, un salón y tres viviendas para sacerdotes.

A causa de la explosión han sido evacuados varios inmuebles colindantes, entre ellos el colegio La Salle La Paloma, situado a espaldas del lugar del siniestro, y el geriátrico Los Nogales La Paloma, ubicado en el edificio contiguo al parroquial y cuyos 56 residentes han sido trasladados a otros centros de la cadena en Paseo Imperial y el Paseo de los Pontones, donde han pasado la noche.

El Samur Social también ha trasladado a seis personas de tres familias del edificio colindante que ha resultado afectado y que han pasado la madrugada en recursos municipales a la espera de que se les comunique si pueden volver o no a sus casas.

La nieve que tantos problemas ha causado en Madrid durante los últimos días ha ayudado al "milagro" de que ningún niño haya resultado herido, según ha explicado Carlos Ruiz, padre de Jimena, una alumna del colegio. El patio del centro, ubicado justo detrás del inmueble, ha acabado lleno de escombros pero nadie ha resultado herido. "Lo milagroso ha sido que gracias a la nieve no había niños en el patio", ha contado Carlos. Jimena ha añadido: "Tenía mucho miedo, todo el mundo estaba gritando asustado y decían que saliéramos corriendo, los profesores y las cuidadoras del comedor nos ayudaron a salir".

Según Emergencias Madrid, todo apunta al gas como causa de la deflagración, un aspecto que ha confirmado en el lugar el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien ha explicado que el origen podría ser una explosión en las viviendas de la parte superior del edificio, unos detalles que intentan aclarar los bomberos del Ayuntamiento.

"Ha sido brutal, estaba cruzando el semáforo de enfrente y hemos oído una explosión increíble, nos hemos girado y el edificio ya estaba destrozado", cuenta Lucía Higuera, una de las testigos del siniestro, que ha dejado a su paso tabiques caídos, agujeros en el tejado y ventanas reventadas, que vecinos y transeúntes se afanaron por retirar de la vía para que pudieran acceder rápidamente los equipos de emergencia, que acudieron con mucha rapidez al tener un cuartel de bomberos a pocos metros y una comisaría muy cercana.

La explosión retumbó en un radio de un kilómetro, sacudiendo los cimientos de los edificios, muchos de ellos con más de un siglo de vida, pues se trata de una zona muy castiza, cercana a la Plaza Mayor y que pilota en torno a la iglesia de la patrona de Madrid y las ensortijadas callejuelas que desembocan en dos vías principales: la calle de Toledo y la Gran Vía de San Francisco.

El papa Francisco ha lamentado la "grave" explosión de gas ocurrida en Madrid. "El Santo Padre, tras conocer la dolorosa noticia de la grave explosión ocurrida en un edificio de la calle Toledo, en Madrid, desea hacer llegar a vuestra eminencia, al clero y a todos los hijos de ese amado pueblo su cercanía y afecto en estos duros momentos", se lee en el telegrama. "Su Santidad eleva oraciones al Señor y encomienda muy especialmente a su misericordia el eterno descanso de las víctimas, así como a los heridos y a sus familias".

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Madrid