Vídeo: Telemadrid | Foto: Telemadrid

Así quedó esta casa de Guadarrama, tras convertirla sus inquilinos en un vivero gigantesco de marihuana

El infierno es su propia casa, utilizada como base de operaciones por los narcotraficantes en plena Sierra de Guadarrama. La alquiló en 2018 y tres años después la Guardia Civil ha detenido a los inquilinos en la marco de la operación “Otilios” contra el tráfico de drogas con plantaciones de marihuana. Cultivaron en el interior miles de plantas para convertir la casa en un vivero gigantesco. La han dejado destrozada.

La Guardia Civil desmanteló la organización delictiva la pasada semana en la que resultaron detenidas un total de 21 personas. La plantación en este chalet de varias plantas, valorado en un millón y medio de euros, contaba con una tecnología muy avanzada y un complejo sistema para evitar ser detectados.

El inmueble estaba siendo acondicionado para aumentar la producción. El propietario, Antonio, se lo ha encontrado totalmente destrozado, con tabiques derribados, suelos y tuberías levantadas. Un infierno, como se ve, en la imágenes enviadas a Telemadrid por su propietario.

En declaraciones a Buenos Días Madrid dice que la casa está en un estado lamentable con "daños irreversibles, la totalidad de la casa no tiene vuelta atrás". "Es desolador, de hecho nuestros padres ya mayores, no son conocedores de este drama", comenta.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Guadarrama