Madrid elimina la obligación de pedir licencias para poner placas fotovoltaicas para autoconsumo

  • Lanzará antes de 2022 ayudas para instalación de placas en empresas y comunidades de vecinos 
Madrid elimina la obligación de pedir licencias para poner placas fotovoltaicas para autoconsumo
Instalación de placas solares en el tejado de una vivienda |TELEMADRID

La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura de la Comunidad de Madrid ha eliminado de todos los casos la obligación de pedir licencia de obras para la instalación de paneles fotovotaicos para el autoconsumo, según la Orden 1110/2021.

Actualmente, la Ley del Suelo no requiere someter a licencia urbanística previa la instalación de paneles solares o fotovoltaicos en edificaciones, construcciones o terrenos; pero la Ley de Ordenación de la Edificación sí contempla algún supuesto específico en el que la instalación de paneles para autoconsumo, requerirá un proyecto de obras de edificación.

"La agilización de los procedimientos que sirven para la implantación y actividades productivas en el territorio y, en particular los urbanísticos relacionados con estas, es una demanda social constante que este Gobierno autonómico tiene como objetivo principal. La agilidad de las tramitaciones es, en este momento, clave para que se reactive la actividad de todo el entramado de autónomos y empresas que pueden hacer del autoconsumo una vía más de recuperación económica tras la crisis sanitaria actual", señala la Consejería.

En su virtud, y previo informe favorable de la Comisión de Urbanismo del pasado 1 de octubre de 2021, la Consejería dispone que la intervención al que habrá de someterse la instalación de paneles solares o fotovoltaicos para el aprovechamiento de energía solar para autoconsumo en edificaciones, construcciones o terrenos son actos sujetos a declaración responsable urbanística por no requerir de un proyecto técnico de obras de edificación en los siguientes supuestos

El primero sobre la cubierta de las edificaciones y otras construcciones auxiliares de éstas. También en los espacios de las parcelas no ocupados por las edificaciones y otras construcciones auxiliares de estas, siempre y cuando se cumplan, en su caso, el resto de parámetros urbanísticos de aplicación señalados al efecto en el instrumento de planeamiento.

No obstante, sí necesitarán licencia urbanística los proyectos que alteren la configuración arquitectónica de estos, entendiendo por ello, únicamente aquellas que produzcan una variación esencial de la composición general exterior, la volumetría, o el conjunto del sistema estructural del edificio o construcción.

Y también en los suelos clasificados como no urbanizable protegido y urbanizable no sectorizado, siempre que la parcela en la que se pretenden instalar cuente de forma previa con calificación urbanística o proyecto de actuación especial que autorice el uso o la edificación o construcción existente.

"La Comunidad de Madrid está instaurando un marco normativo más flexible con medidas de simplificación y reducción de cargas administrativas para favorecer el dinamismo empresarial, las iniciativas emprendedoras orientadas a configurar una región sostenible, y facilitar la vida a los madrileños eliminado trámites innecesarios", ha esgrimido la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, Paloma Martín.

Ayudas al autoconsumo

En esta misma línea, la Comunidad de Madrid convocará antes de que finalice el año las ayudas ligadas al autoconsumo para la instalación de placas solares, así como para la instalación de sistemas de almacenamiento de energía renovable (acumuladores) y sistemas térmicos renovables (por ejemplo, para la instalación de sistemas de calefacción solar térmica para generar agua caliente o calentar las viviendas así como sistemas de climatización radiante) en el ámbito residencial por una cuantía de más de 91 millones de euros.

Se trata de una de las 58 medidas de actuación incluidas dentro del Plan de Descarbonización que pretende lograr una región neutra en carbono y que incluye cuatro objetivos estratégicos: que son la reducción de emisiones directas, incrementar la eficiencia energética y disminuir la dependencia, reforzar el liderazgo de la Comunidad de Madrid en la gestión del agua como fuente de energía limpia y renovable, y favorecer la investigación y la innovación en las nuevas tecnologías para ahondar en la descarbonización real de la región y consolidar una economía verde.

El plan contará con una inversión aproximada de 1.000 millones de euros hasta 2023, procedentes tanto de financiación propia como de fondos europeos. Esta línea de ayudas al autoconsumo se divide en 6 programas diferentes --que se convocarán todos a la vez-- y se podrán beneficiar de ellos comunidades de vecinos, empresas, entidades sin ánimo de lucro e incluso para la Administración pública.

Se trata de una línea de ayudas que incide directamente en el ámbito residencial, que es el que produce el 32% de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Ayudas en viviendas

Por otro lado, el departamento que dirige Paloma Martín tiene otras dos líneas de actuación para lograr la eficiencia energética en ese ámbito: la rehabilitación de edificios antiguos para lograr mejorar su eficiencia energética, que también es otra medida dentro del Plan de Descarbonización, así como la creación de vivienda nueva eficiente y sostenible.

Hoy los nuevos edificios cuentan con un marco regulatorio que asegura una alta eficiencia energética. Por ejemplo, dentro del pliego del Plan Vive la eficiencia energética y la sostenibilidad es uno de los criterios que más puntos otorga en la licitación de los lotes para lograr la concesión, indican a Europa Press desde la Consejería.

Para seguir esta línea de actuación en el ámbito residencial, y también dentro del Plan de Descarbonización, el Gobierno regional va a activar un programa piloto para crear el primer edificio público neutro en carbono. Elegirá un instituto/colegio público para su rehabilitación y conversión en Edificio Neutral 0 que sirva de base para continuar con esta iniciativa en otras sedes públicas.