Partituras de Bach, Haydn o Beethoven sonarán en espacios singulares de Madrid en el ciclo 'Clásicos de Verano'

  • Con cerca de una veintena de actuaciones de Laverna, Ensemble Praeteritum o  Cuarteto Bauhaus
Partituras de Bach, Haydn o Beethoven sonarán en espacios singulares de Madrid en el ciclo 'Clásicos de Verano'
Partituras de Bach, Haydn o Beethoven sonarán en espacios singulares de la región durante el ciclo 'Clásicos de Verano' |Comunidad de Madrid

El ciclo 'Clásicos en Verano' ofrece hasta el 4 de septiembre conciertos de música clásica en espacios singulares de la región como iglesias, monasterios o castillos.

En sus tres últimas semanas, ha informado el Gobierno regional, en 'Clásicos en Verano' habrá cerca de una veintena de actuaciones en vivo de formaciones musicales como Laverna, Ensemble Praeteritum o Cuarteto Bauhaus.

Los Cuartetos de cuerda de Felix Mendelssohn versión quinteto, a cargo de Ensemble Praeteritum, llegarán este domingo 15 a la iglesia de Santa María Magdalena de Torrelaguna y a la de Nuestra Señora de la Estrella de Navalagamella, respectivamente.

En La Cabrera también actuará, el sábado 21 de agosto, el pianista Roberto Rumenov, con un rico repertorio que incluye composiciones de Bach, Scarlatti, Haydn, Chopin, Debussy y Enrique Granados.

Por su parte, Valdemoro y Chapinería acogerán el 20 y 21 de agosto, respectivamente, el concierto Laberintos. Y ese mismo fin de semana, la música del Cuarteto Laverna llegará a la iglesia de Santo Domingo de Silos de Pozuelo del Rey y a El Salvador de Lozoya.

La flauta y el piano de Diego Paares y María García, con el programa 'Del Romanticismo al siglo XX', animarán la noche estival de Collado Mediano el 27 de agosto, mientras que el Cuarteto Bauhaus presentará un programa basado en Haydn, y su estructura para emancipar al violonchelo en su papel de bajo, en la iglesia de Santa María Magdalena de Titulcia.

Clásicos en Verano llegará a su fin el sábado 4 de septiembre con el concierto 'Noches de Insomnio', del Trío Roca-Nafee-Martínez en La Cabrera. Se trata de un recital basado en la música que Bach compuso con el fin de entretener las noches de insomnio del conde H.C. Von Keyserlingk con lo que más le apasionaba: la música.