La Policía custodiará a 1.800 hooligans del Manchester City hasta el Bernabéu

  • "El momento crítico será cuando les traslademos al estadio"

Cerca de 1.500 efectivos velarán por la paz en las calles madrileñas ante un partido que decidirá el rival del Liverpool en la final de la Copa de Europa. José María Benito, portavoz de la Unión Federal de Policía, asegura que tienen todo bajo control:

“Está todo controlado. Este es un partido de alto riesgo, con la visita de 1.800 hooligans ingleses. Pero a pesar de que son aficionados que beben mucho alcohol, hasta ahora no ha habido ningún incidente".

El momento 'clave'

Ya cerca de la la hora del partido (las 21 horas), los hinchas británicos irán custodiados por la Policía Nacional hasta el estadio del Real Madrid, el Santiago Bernabéu, para evitar confrontaciones. Ese será el momento más delicado. "El momento más crítico es el traslado al estadio, porque es un momento de euforia, con expectativas de clasificarse".

"El momento crítico es cuando les traslademos al estadio, porque es el momento de euforia ante las expectativas de clasificarse"

El resultado del partido, también puede influir en los posibles altercados posteriores.

“Suele ser peor que ganen. Cuando pierden, se van tristes, cabizbajos, pero cuando ganan, la euforia hace que beban más alcohol y se produzcan más disturbios”.

Pasados tres cuartos de hora o una hora se vuelven a custodiar a los seguidores del Manchester City camino del aeropuerto.

José María Benito recuerda que Madrid ya ha dado ejemplo de que se han podido organizar partidos de alto riesgo sin que pase absolutamente nada. “Eso no quita para que se produzca algún accidente aislado, pero no va a ser lo habitual”.

Recomendamos