El clima electoral del 28-A se mezcla con los comicios de mayo

El clima electoral del 28-A se mezcla con los comicios de mayo

A las 24.00 horas de este lunes termina el plazo para presentar las listas para las elecciones del 26 de mayo con algunos trasvases de última hora entre PP y Vox. Mientras, se mezcla el clima electoral nacional con los comicios locales y autonómicos.

La candidata de Ciudadanos al Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, ha criticado que durante la campaña electoral de las elecciones generales se "está ensuciando la ciudad" y ha pedido al resto de candidatos a los comicios municipales y locales del 26 de mayo se comprometan con "una ciudad limpia".

En una visita al intercambiador de Aluche, Villacís ha asegurado que la "suciedad" generada por "ciertos partidos políticos" en la campaña es el "reflejo" de su compromiso con la limpieza. "Eso no es campaña, es ensuciar", a lo que ha añadido que recurrirá a la Junta Electoral para que sean sancionados aquellos que no cumplan con la normativa de empapelar sólo los sitios autorizados.

La candidata de Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isa Serra, ha denunciado en el sur de la región el "abandono" en materia de vivienda y suelo. Se ha comprometido a construir 40.000 viviendas públicas si gana las elecciones. "Hay que hacer un parque público de viviendas en régimen de alquiler social", aseguraba en Alcorcón, donde ha reafirmado su compromiso con los mayores afectados por el Plan Permuta.

El candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid, Pepu Hernández, visita Valdemingómez y muestra su preocupación por la gestión de residuos en la ciudad de Madrid. Propone que en 2022 la incineradora deje de funcionar, antes de lo que estaba previsto.

El candidato del PP a la Alcaldía de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, reafirma su compromido de acabar con Madrid Central que "no ha reducido la contaminación ni ha reducido el uso de vehículos privados" y ha denunciado este lunes que la Semana Santa se ha zanjado en Madrid como la "peor desde la crisis", con un "bajonazo" tanto en actividades de ocio como en restauración, algo "directamente achacable e imputable" a Madrid Central.