Restauran 'La ronda de noche' a la vista del público

Restauran 'La ronda de noche' a la vista del público

Un equipo de expertos internacionales comenzó este lunes la restauración del lienzo 'La Ronda de Noche', del pintor holandés Rembrandt, unos trabajos que el público del Rijksmuseum de Ámsterdam podrá ver en directo, detrás de una cristalera, y que también serán retransmitidos por Internet.

La restauración, bautizada 'Operación Ronda de Noche', es la "mayor investigación" en la historia de este cuadro, uno de los "más ambiciosos" de Rembrandt, pintado a mediados del siglo XVII, según explicó el director del museo, Taco Dibbits, en una presentación del inicio de la investigación.

Restauración de 'La Ronda de Noche'

Durante al menos medio año de trabajo, se usarán "las técnicas más avanzadas", como inteligencia artificial, técnicas de escáner con rayos X y una lupa que multiplica la visión por diez, para primero estudiar y examinar cada una de las partes de esta histórica pintura y después empezar a restaurar las partes que lo requieran.

Se tomarán 12.500 fotografías con una resolución "extremadamente alta", también a la luz del día, y se realizará una imagen en 3D de la obra.

Trabajando en una urna de cristal

El público podrá ver a un equipo de una veintena de restauradores, historiadores de arte, científicos de datos y fotógrafos detrás de una cristalera, que los separa siete metros del cuadro.

La retransmisión en directo de la totalidad de los trabajos se realizará a través de la página rijksmuseum.nl/nightwatch, para aquellos que no puedan viajar hasta Ámsterdam para verlo en persona.

'La Ronda de Noche' ha sido sometido a 25 restauraciones a lo largo de su historia pero esta se considera "la mayor operación" y los expertos creen que la pintura se ha podido "oscurecer un poco" con el paso del tiempo.

En un comunicado, el museo explica que este extenso estudio se centrará en conocer el proceso de pintura original, los materiales y la técnica de Rembrandt, el impacto de los tratamientos anteriores y las intervenciones más recientes, así como el envejecimiento, la degradación y el posible futuro de la pintura.

El cuadro se retirará de su marco y se colocará en un caballete especialmente diseñado para estas tareas, durante la duración de la fase de investigación.

Este cuadro es una de las obras más famosas del mundo, admirada por más de dos millones de visitantes cada año, y es propiedad del Municipio de Ámsterdam.