Madrid y Gobierno central vuelven a chocar por los impuestos

Madrid y Gobierno central vuelven a chocar por los impuestos

El Ministerio de Hacienda hará llegar a la Comunidad de Madrid antes de que acabe el año los 127 millones de euros correspondientes a la aportación del Estado al Consorcio Regional de Transporte de Madrid (CRTM) pero no los 54 millones de euros que reclama Madrid por las entregas a cuenta. Así se lo ha anunciado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, al consejero de Hacienda y Función Pública, Javier Fernández Lasquetty.

El consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty ha afirmado que el pago del Estado al Consorcio se produce "a fuerza de insistir" la Comunidad de Madrid pero lamenta que en la carta que le ha enviado la ministra "no se nos da ninguna explicación sobre por qué las entregas a cuenta, la financiación que corresponde a 2019, se nos ha recortado en 54 millones de euros".

La carta de la ministra María Jesús Montero señala que el importe inferior se explica "fundamentalmente" por la decisión de la Comunidad de Madrid de rebajar la tarifa del tramo autonómico del IRPF para 2019. Montero pide al consejero que asuma las consecuencias de las decisiones tributarias que adoptó el anterior gobierno de la Comunidad "en lugar de trasladarlas al Estado de una manera carente de todo rigor".

Fernández Lasquetty no se da por satisfecho con la explicación y asegura que considera que es un asunto "no resuelto", igual que los 377 millones que la Comunidad de Madrid exige a Hacienda a cuenta de la liquidación del IVA del mes de diciembre de 2017, que ha recurrido judicialmente y que la Audiencia Nacional ha admitido a trámite.

Ayuso reivindica la política de impuestos bajos frente a los "envites" del Ejecutivo

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha asegurado en Antena 3 que Madrid va a resistir "como una roca" a los "envites" y "amenazas" que lanza el actual Ejecutivo central contra la política fiscal de la región, que lo único que generan es "inquietud" a los madrileños.

"Seremos un gobierno que cree empleo", ha subrayado Ayuso sobre la Comunidad de Madrid para añadir que ese progreso se genera sin "cercenar" la actividad económica, algo que en su opinión pretende el PSOE con su "socio de gobierno".

Ayuso ha censurado que Sánchez, con la acusación a Madrid de 'dumping' fiscal y su voluntad armonizar la política fiscal entre las distintas regiones, pretenda generar "tensión" entre las comunidades en vez de respetar a las autonomías. "Es de esperar porque esto es el socialismo, el socialismo busca el reparto equitativo de miseria. En vez de generar riqueza, lo que hace es empobrecernos a todos. Lo que tiene que hacer el presidente del Gobierno es buscar la unidad en vez de buscar la tensión entre comunidades autónomas y respetar que desde la autonomía cada uno gestionemos la fiscalidad propia como consideramos que es mejor", ha remachado.

En ese sentido, Ayuso ha reivindicado que la política de impuestos bajos, que se han reducido de forma continuada durante los últimos 16 años, ha fomentado que Madrid sea el "motor de la economía" nacional y, por ello, ha opinado que si el resto de autonomías siguieran esta senda al país le iría "mucho mejor". De hecho, ha advertido que unos impuestos altos fomentará que empresarios e inversores opten por ir a otros país, como a su juicio ocurre ahora con Portugal. En esta línea, ha calificado de "confiscatorio" los impuestos de Sucesiones y Patrimonio.

PSOE y Unidas Podemos califican a la Comunidad de "paraíso fiscal para los ricos"

El Grupo Parlamentario Socialista y Unidas Podemos IU Madrid en Pie han visto positiva la armonización fiscal que proponen sus líderes, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, y han acusado a la Comunidad de Madrid" de ser un "paraíso fiscal para los ricos".

En declaraciones a los periodistas en los pasillos de la Cámara regional, sobre este punto firmado por Sánchez e Iglesias en su preacuerdo, la diputada de Unidas Podemos IU Madrid en Pie, Sol Sánchez ha criticado que a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, solo le falta gritar: "España nos roba" cuando se trata de impuestos. "Es tan sencillo como cumplir los artículos de la Constitución que dice que en función de la riqueza así cada uno debe aportar a las arcas públicas. La Comunidad está mal acostumbrada hace lo que está haciendo, un paraíso fiscal para unos pocos ricos y hace dumping fiscal de manera insolidaria con el resto de la Comunidad", ha lamentado.

Ha criticado que en la región es la Comunidad "con más ricos" pero "con mayor desigualdad de todo el Estado español, porque "perdonan mucho dinero a unos poquitos y no cumplen con la redistribución de la pobreza". "Si somos solidarios, somos solidarios", ha dicho.

Por su parte, el diputado del PSOE Fernando Fernández Lara ha acusado a Ayuso de tener siempre "la dirección puesta en el gobierno socialista" y ha negado que Sánchez e Iglesias vayan a convertir España en "un infierno fiscal". "Nada de infierno fiscal, los impuestos son competencia del Estado central que se ceden a las comunidades autónomas para cubrir los servicios públicos de todo el mundo; no para regalárselos a algunos que es lo que está ocurriendo en la Comunidad", ha sostenido. A su juicio, lo justo es que pague más "el que más tiene" porque la democracia tiene que permitir "unos impuestos justos y redistributivos, sino no es democracia".

Por el contrario, el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Alfonso Serrano, ha señalado este miércoles que la armonización fiscal que defienden PSOE y Podemos en su preacuerdo para formar gobierno no parece un anuncio, sino “amenazas veladas” para “subirle los impuestos a los españoles y a los madrileños” y ha aseverado que desde el PP lo intentarán “impedir”. A su juicio, los populares han demostrado en “los últimos años” que se pueden bajar los impuestos, subir la recaudación y ser solidarios, lo que ha ejemplificado con el impuesto de sucesiones -bonificado al 99% en la Comunidad- con el que, según el portavoz, la Administración recauda “el doble que en Cataluña, que no lo tiene bonificado y 1.000 millones más que en Andalucía, que hasta que llegó el PP tampoco lo tenía”.