La familia de 'el Chicle', acusado de la muerte de Diana Quer, desmonta su versión en el juicio

La familia de 'el Chicle', acusado de la muerte de Diana Quer, desmonta su versión en el juicio

Segunda jornada del juicio por la muerte de la joven madrileña Diana Quer. Este miércoles ha sido el turno de la familia del acusado, Enrique Abuín, alias "el Chicle" que ha escuchado cómo sus allegados le daban la espalda y el testimonio de otras tres chicas a las que también podría haber intentado secuestrar.

El padre y la hermana de Diana, Juan Carlos Quer y Valeria Quer, acompañados de la presidenta de la asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella, han acudido a la vista.

Imágenes del pozo

En el juicio se han mostrado imágenes hasta ahora nunca vistas. Es el pozo donde el Chicle escondió el cuerpo de Diana Quer. Un espacio cuadrado, estrecho y ubicado en una nave abandonada cerca de la casa de sus padres. Ahí estuvo escondido casi 500 días.

José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle, acusado de la muerte de Diana Quer, comentaba con sus allegados la desaparición de la joven madrileña y aseguraba que no la encontrarían nunca, porque seguramente se habría ido al extranjero o "con un rico".

Así lo han declarado en el juicio que se sigue contra él su excuñado, Adrián Castroagudín, y un amigo del acusado, Manuel S.G., quien además ha reconocido que en más de una ocasión acompañó al Chicle a los alrededores de institutos para ver chicas.

"No la encontrarán nunca"

El excuñado ha explicado que en ocasiones hablaba con el acusado de la desaparición de Diana, pero "sin más". Se limitaban a preguntarse por los motivos de su desaparición y el Chicle daba su opinión: "Se iría con un rico", decía.

También comentaba con su amigo Manuel este suceso y en esas conversaciones Abuín afirmaba que "no la encontrarían más", porque seguramente se habría marchado al extranjero.

Su exmujer cree que la mató

Durante la jornada de ha comparecido también la exmujer del acusado, Rosario Rodríguez. Nunca creyó que el entonces su marido fuera el culpable de la desaparición de la chica madrileña, pero ahora, después de todo lo ocurrido, está segura de que el Chicle mató a Diana y que "lo hizo todo solo, claro", ha enfatizado.

Rodríguez no tuvo ningún inconveniente en su día en ofrecerle una coartada a su marido y aceptó dar a la Policía la versión que le proponía su pareja: que la madrugada de la desaparición, la del 22 de agosto de 2016, ella había salido con el Chicle para robar gasoil de camiones aparcados en A Pobra do Caramiñal (A Coruña).

Tampoco dudaron en ofrecer esa misma versión su entonces cuñado y la hermana de su mujer, Elena Rodríguez. A ellos también les parecía increíble que el Chicle hubiera hecho una "animalada" así.

A raíz de la investigación, Rosario preguntó a su marido si tenía alguna relación con el caso. "Él me dijo que no tenía nada que ver. ¿De verdad?, le pregunté. Que sí, de verdad, respondió", ha relatado la testigo antes de recordar que a ella también la investigaron.

El detonante

Pero el detonante fue cuando un día llamó por teléfono a sus suegros y le dijeron que la televisión estaba en su casa y que estaba saliendo su hija. "Aquí se acabó, se va a saber la verdad, y así fue", pensó Rosario Rodríguez en ese momento.

La testigo ha reconocido que su exmarido llevaba habitualmente bridas en el coche, similares a las que se encontraron en el pelo del cadáver de Diana.