Juegaterapia instala 'estaciones lunares' en habitaciones para niños con cáncer del Hospital La Paz

Juegaterapia instala 'estaciones lunares' en habitaciones para niños con cáncer del Hospital La Paz

Hacer que la enfermedad se pueda llevar de una forma más agradable. Es el objetivo de la Fundación Juegaterapia que hoy ha presentado su nuevo proyecto en el Hospital La Paz. Allí han transformado las cuatro habitaciones de aislamiento para niños con cáncer en auténticas estaciones lunares.

Ha sido en las habitaciones de aislamiento de Hemato-Oncología Pediátrica del Hospital La Paz. La Comunidad de Madrid ha remodelado de forma integral las cuatro habitaciones de aislamiento con las que cuenta el Servicio de Hemato-Oncología Pediátrica del Hospital La Paz, convirtiéndolas en ‘estaciones lunares’.

Humanizar la atención sanitaria

Siguiendo la política de humanización de la atención sanitaria que desarrolla la Consejería de Sanidad, las nuevas habitaciones crean un entorno especial y lúdico para hacer más fácil la estancia de los niños que, por sus tratamientos, deben permanecer aislados durante varios días.

Una habitación en la Luna

Así, las habitaciones simulan ser una estación situada en la luna y han sido decoradas con referencias galácticas. La Fundación Juegaterapia se ha encargado de la remodelación de estos espacios.

Al introducir al menor en un entorno de juego y fantasía, se pretende facilitar la evasión del paciente pediátrico oncológico, cuyo periodo de hospitalización a menudo supera los ocho días consecutivos de media.

El objetivo del proyecto es humanizar la estancia, haciéndola más cómoda y cálida, ayudando así a que niños y familiares reduzcan los sentimientos que suelen aparecer durante el tiempo de ingreso, como angustia o frustración, y sientan una mayor comodidad y calidez.

Avances siderales

Cada habitación está decorada con elementos futuristas que recrean el mundo imaginario de las estaciones lunares. Incorporan elementos físicos interactivos como la iluminación, que los niños pueden cambiar según sus gustos.

También cuentan con una televisión que aparece detrás de un panel que se desplaza y una videoconsola con gafas de realidad virtual para que jueguen. Cada estancia está equipada con un proyector que convierte el techo en un cielo estrellado.

Hasta el año 2016, más de 2.500 niños con cáncer habían recibido tratamiento en este Servicio, constituyendo el tercer hospital español en cuanto a número de casos registrados. En 2018, un total de 400 nuevos pacientes fueron atendidos, 122 de ellos afectados por tumores malignos.