Empresarios y sindicatos madrileños buscan mitigar los efectos de la crisis

Empresarios y sindicatos madrileños buscan mitigar los efectos de la crisis

Sindicatos y patronal madrileña escenifican unidad de cara a luchar contra el impacto del coronavirus. Están determinados, dicen, a que la repercusión en empresas y autónomos sea la mínima posible.

CC.OO. y UGT Madrid pedirán a la Comunidad de Madrid que cree un "fondo de contingencia" para hacer frente a las consecuencias económicas y laborales que pueda generar el coronavirus por la caída de actividad, entre ellos los Expedientes de Regulación de Empleo (ERES). Piden que se destinen más fondos a paliar la caída de la actividad. Y confirman que en Madrid ya hay multitud de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) en empresas ligadas al sector de la educación y turismo.

Así lo han señalado el secretario general de UGT en Madrid, Luis Miguel López Reillo, y su homólogo de CC.OO. Madrid, Jaime Cedrún, tras mantener una reunión con el presidente de la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE (CEIM), Miguel Garrido.

Tanto los sindicatos como la patronal quieren evitar que se efectúen ERES y que, en su lugar, se apliquen ERTES --expedientes temporales--, pero que, en ese caso, los trabajadores afectados no pierdan días de paro. "Las empresas tienen que cumplir la legalidad y no tomar medidas que no corresponden a lo que hay que hacer", ha remarcado Cedrún, quien entiende que los programas de empleo y los departamentos que están en suspendo deben "ponerse al servicio de atender las consecuencias de las crisis".

Turismo y servicios los sectores más afectados

El sector turístico ha caído en la Comunidad hasta en un 90%, por ejemplo en alquiler de coches o agencias de viajes. El presidente de la Confederación de Empresarial de Madrid-CEOE, Miguel Garrido, ha calificado de "dramática" y de "caída casi total de la actividad" la situación que atraviesa el sector turístico en Madrid y ha asegurado que "con total seguridad" este año "no va a ser bueno". Garrido ha enfatizado en que estas caídas son más abultadas que en otras áreas, que pueden suponer un 50 por ciento, mientras que en las compañías que componen este sector --donde caben aerolíneas, hoteles, alquiler de coches, agencias de viajes-- pueden alcanzar el 80 y 90 por ciento.