Controlados los fuegos de Rianxo (A Coruña)

Controlados los fuegos de Rianxo (A Coruña)

En Rianxo, Galicia, se ha seguido luchando contra las llamas en el primer gran incendio de la temporada y el peor en el último año y medio. Las llamas han calcinado más de 850 hectáreas. En principio, está controlado aunque se trabaja para evita que se reavive.

Otros incendios se iniciaron en O Barco de Ourense, arrasando así 100 hectáreas. Se suman otros 2 fuegos más. Así, la provincia de Ourense registra hasta tres incendios forestales, junto con dos focos en Santigoso. Actualmente se encuentran estabilizados los tres incenidios de Ourense según la Consellería de Medio Rural de la Xunta en su cuenta oficial de Twitter.

Incendios forestales en Galicia/EFE
Incendios forestales en Galicia/EFE

Los vecinos reclaman mayor prevención de incendios

Vecinos de Rianxo ven en abandono del monte un caldo de cultivo para el fuego, situación agravada, han dicho a EFE, por la sucesión de varios días cálidos y por la combinación con las rachas de aire del nordeste.

A pesar de que ya ha sido levantada la situación de riesgo para viviendas, el fuego todavía no ha sido extinguido y por la zona continúan desplegados efectivos que llevan a cabo labores de control de los rescoldos, todavía calientes y humeantes.

RIANXO (A CORUÑA). EFE/ Lavandeira Jr
RIANXO (A CORUÑA). EFE/ Lavandeira Jr

Mientras tanto, los relatos comparten varios puntos en común: el estremecimiento por la voracidad y la velocidad a la hora de expandirse, también de nuevo la escasa sorpresa por lo sucedido a tenor del estado de suciedad del monte y la resignación ante la posibilidad de que se repita algo similar en un futuro próximo.

El combustible para este rápido crecimiento fue, cuentan al unísono, la maleza instalada en un monte que -recalcan sus vecinos- constituía el caldo de cultivo perfecto para un incendio de esta magnitud, de grandes dimensiones, como todos aquellos que sobrepasan el medio millar de hectáreas.

Entre las cenizas dejadas por el paso del fuego se pueden apreciar hoy restos de colchones, menaje de hogar, latas de cerveza o electrodomésticos; un mal recurrente del rural gallego que demuestra la falta de cuidado. No en vano, la mayor parte de esta suciedad y maleza se acumula, según cuentan los vecinos, en fincas abandonadas por sus propietarios o directamente sin un dueño conocido, lo que complica que se lleven a cabo las labores de prevención requeridas, más si cabe en una época del año en la que no debería existir tanto riesgo de incendios como en los meses de verano.

Así las cosas, prosiguen las investigaciones para determinar cuál fue la causa del primer gran incendio forestal del año en Galicia, aunque los indicios parecen apuntar a que pudo originarse a partir de las chispas que saltaron desde un tendido eléctrico a zonas con maleza.

Portugal declara situación de alerta por riesgo de incendio

Portugal declara situación de alerta por riesgo de incendio hasta el domingo en el territorio continental del país por el elevado riesgo de incendio forestal debido a las previsiones meteorológicas.

La alerta refuerza la movilización de agentes de vigilancia, patrullas para disuadir de comportamientos de riesgo y equipos de apoyo a las operaciones de protección y socorro, para aumentar la rapidez de respuesta. Además, se prohíbe la realización de hogueras y quemas de restos agrícolas o forestales y se exime a los trabajadores del sector público y privado que desempeñen funciones de bombero voluntario.

Ya se registraron varios incendios de grandes dimensiones, el más grave de ellos en el municipio de Oliveira de Azeméis (norte), donde las llamas continúan activas y a las 20.00h se mantenía un operativo de 450 bomberos.

El año pasado ardieron en Portugal alrededor de 36.000 hectáreas, cifra sensiblemente inferior a la de 2017, considerado un año negro para el país después de la muerte de más de 100 personas en incendios que calcinaron alrededor de 440.000 hectáreas.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Galicia