'La Calisto' une en el Teatro Real sexo e ironía como crítica al poder del siglo XVII

'La Calisto' une en el Teatro Real sexo e ironía como crítica al poder del siglo XVII

El Teatro Real estrena una ópera barroca gamberra del siglo XVII, ‘La Calisto’, la primera del compositor Francesco Calvalli que se estrena en Madrid: sexo, lujuria e ironía para criticar y rebelarse contra las autoridades políticas y eclesiásticas de la época. Se podrá disfrutar hasta el 26 de marzo.

Está ambientada en la Venecia del siglo XVII, excomulgada por el Papa por 10 años. Un lugar ingobernable, donde reinaban la desvergüenza y la desinhibición. El género operístico se utilizaba para burlarse de la hipocresía de las autoridades políticas y eclesiásticas. Se trata de uno de los montajes más aplaudidos de la Ópera Estatal de Baviera.

"El imperio de los sentidos, que favorece la libidinosidad de los dioses, lleva a la infelicidad"

'La Calisto' relata dos episodios de la mitología greco-romana extraídos de 'Las Metamorfosis de Ovidio': la seducción de la joven Calisto por el lujurioso Júpiter y la aventura amorosa prohibida entre la diosa Diana y el bello pastor efebo, Endimione. Sin embargo, la ópera toma de excusa este relato de la mitología para ofrecer una trama llena de humor, maquinaciones, sexo y crítica social a políticos y clérigos de la época.

Críticas a la depravación moral de la sociedad veneciana de entonces, con un mensaje subliminal agridulce ("el imperio de los sentidos, que favorece la libidinosidad de los dioses, lleva a la infelicidad") y se presenta a todas las protagonistas de la ópera como mujeres fuertes y resolutivas mientras que son los personajes masculinos quienes ceden a las pasiones.

El escenario y música

Todo ello acompañado de una música melodiosa que transporta a otra época y permite el lucimiento e improvisación de los cantantes. Un ambiente mágico al que también contribuye un elenco de personajes fantásticos (dioses, semidioses, ninfas o sátiros) que exhiben disfraces exóticos, así como camaleones o pavos reales que campan a sus anchas por el escenario.

De la dirección musical se ha ocupado Ivor Bolton, que ya dirigió esta producción en el Covent Garden de Londres y en la Opera Estatal de Baviera, en esta ocasión al frente del Monteverdi Continuo Ensemble y de la Orquesta Barroca de Sevilla, que han transportado a los espectadores al siglo XVII. Además, como sucedió en 'Idomeneo', recientemente presentada en el Teatro Real, Bolton ha acompañado a los recitativos en uno de los tres claves que se han utilizado en la ópera.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Teatro Real