Veva Tapia, de jugar un Mundial de baloncesto a pie a jugarlo en silla de ruedas

Veva Tapia debutó a los 20 años con la camiseta de Estudiantes en la Liga Nacional de Baloncesto, tras jugar el Mundial Sub'19 de 2005. "No conozco ningún caso como el mío", refiriéndose al hecho de haber jugado a pie y en silla de ruedas de manera profesional.

La jugadora dejó el baloncesto debido a tres lesiones graves. Se perdió temporadas completas en su momento de máximo desarrollo, pero Tapia asegura que "no he sufrido secuelas graves debido a las lesiones".

"Convivimos gente distinta que representa a una sociedad entera"

En este giro inesperado de guión, Veva tuvo que adaptarse a un deporte totalmente distinto, pero tiene claro que se queda con el baloncesto a silla "porque convivimos gente distinta que representa a una sociedad entera".

España llevaba 24 años sin disputar un Mundial de Baloncesto en silla de ruedas. Tokio 2020 es el gran objetivo de la selección y es un reto que para Veva "es muy ilusionante y me siento emocionada de poder estar en el mejor momento del baloncesto a silla".