La muerte de Marcos Garrido reabre el debate sobre los niños pilotos

La muerte de Marcos Garrido reabre el debate sobre los niños pilotos

Con tan solo 14 años, el gaditano Marcos Garrido se ha convertido en la última víctima mortal del mundo del motociclismo. Un accidente en el circuito de Jerez que de nuevo reabre el debate sobre los niños piloto.

¿Cuál es la edad mínima que debería tener un piloto para subirse a una moto? ¿Son conscientes del riesgo que corren?

Muertes en los circuitos

No ha transcurrido ni un año desde que esas mismas cuestiones se plantearon tras la muerte de Andreas Pérez. El joven, también de 14 años, fallecía en el circuito de Montmeló en el Mundial de Moto3.

Al igual que Garrido, tras caer en una de las curvas fue atropellado por los compañeros que no consiguieron esquivarlo.

La muerte de Luis Salom, también en Barcelona en 2016, golpeó fuerte al deporte del motociclismo, sobre todo a los pilotos españoles. Tenía 24 años y por delante un futuro prometedor sobre las pistas.

Simoncelli, Hegarty…

Misma edad que Simoncelli cuando sufrió un mortal accidente en el circuito de Sepang. Tan solo un año después de que el mundo de las motos despidiera al japonés Tomizawa con apenas 20 años.

Accidentes que también se han llevado por delante a pilotos experimentados. Daniel Hegarty había cumplido los 31 años cuando falleció en uno de los circuitos más peligrosos en Macao.

La evidencia de un deporte de riesgo, que no entiende de edades tampoco de experiencia y en el que el cuerpo de los pilotos se convierte en la carrocería más frágil.