Guerra en Madrid contra los productos falsificados

Guerra en Madrid contra los productos falsificados

El Ayuntamiento de Madrid ha lanzado una campaña contra la venta de productos falsificados con el título ‘¿Qué se esconde tras una falsificación?’, que tiene como objetivo sensibilizar a la ciudadanía de la importancia de no comprar este tipo de productos, por los daños que ocasionan tanto a nivel económico como de destrucción de empleo.

Una campaña en cercanías, metro, intercambiadores, universidades, centros comerciales y marquesinas que se suma a otra contra la venta ambulante ilegal que ya puso en marcha el gobierno de Martínez Almeida en septiembre con policías de paisano vigilando las calles y con batidas en los pisos donde se almacenan estos productos.

Hablamos de pérdidas para los comerciantes y de peligros para la salud en el caso, por ejemplo, de las falsificaciones de cosméticos y productos como unas gafas de sol.

“Se ve que un cristal malo permite que la luz ultravioleta daña tanto la córnea como la retina, nos quita luminosidad y ponemos en peligro nuestra salud. Hay algunas falsificaciones que estéticamente son muy buenas pero nos dejan sin protección y es un problema de salud pública” asegura Eduardo Morán, óptico.

Además de bolsos, deportivas, productos textiles, equipaciones de fútbol.

Un fraude para la hacienda pública que supera los 13.200 millones

Concha Díaz de Villegas, directora de comercio y hostelería del Ayuntamiento de Madrid cifra las consecuencias de la industria de los productos falsos en pérdidas millonarias para todos. “La comercialización de falsificaciones causan 157 millones de pérdidas para el sector comercial. Destruyen más de 53.500 empleos y es un fraude para la hacienda pública que supera los 13.200 millones de euros en la UE”.

“Hay un tema de renuncia a los derechos de los consumidores y de riesgos para la salud que son muy claros en productos como gafas, cosméticos e incluso los bolsos, cuyos tintes son nocivos” asegura.