Sánchez reclama al PP “aceptar la diversidad” y Casado denuncia que “negocie con el virus independentista”

Sánchez reclama al PP “aceptar la diversidad” y Casado denuncia que “negocie con el virus independentista”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reclamado al PP que “acepte la diversidad” de España y no confunda “igualdad con uniformidad”, mientras que el líder de la oposición, Pablo Casado, le ha acusado de inaugurar “la mesa del despiece de la soberanía nacional” para “negociar con el virus independentista”.

Así se ha pronunciado en la Sesión de Control al Ejecutivo, a unas horas de que arranque la mesa de diálogo con la Generalitat de Cataluña en el Palacio de la Moncloa foro contra el que Casado se ha despachado con dureza al estimar que supone negociar sobre la soberanía nacional, la solidaridad interterritorial y la igualdad entre todos los españoles.

"Mesa de despiece"

Según Casado, se trata de una “mesa de despiece” a la que se da “apariencia de cumbre de Estado con el agravante de que lleva ministros no sólo por sus competencias, sino por sus apellidos”, refiriéndose en este caso a la presencia del ministro de Sanidad, Salvador Illa. A su juicio, acude para “negociar con el virus independentista en vez de estar poniendo medidas para paliar los efectos del coronavirus”.

Pablo Casado, presidente del PP

El jefe de la oposición también ha recriminado al presidente del Gobierno que “acepte sentarse con un condenado inhabilitado (Quim Torra) y con un imputado por organizar un golpe al Estado, Josep María Jovè”. “Y todo ello con muchos lazos amarillos y sin líneas rojas, abriendo el foco a la autodeterminación, al indulto a delincuentes, al pacto fiscal y quién sabe si a la caja única quebrada de la Seguridad Social”, ha vaticinado.

Mano tendida

Para Casado, el inicio de esta mesa de negociación supone “más madera para cocinar unos Presupuestos”. Además, ha criticado que Sánchez no haya respondido a la propuesta de “mano tendida” del Grupo Parlamentario Popular para pactar las cuentas públicas “si deja de agredir a las instituciones”. Tras estas acusaciones, le exigió una explicación sobre cómo pretende garantizar la igualdad entre españoles.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

Sánchez ha reconocido que se había hecho ilusiones con la pregunta registrada por el PP, para ahondar en sus medidas para garantizar la igualdad entre todos los españoles, porque presuponía que se podía “salir del bucle de Venezuela y Cataluña”. Dicho esto, ha criticado los siete años de gestión del PP, por los que hoy España “es más desigual” y soporta más “brechas”.

Igualdad y diálogo

“El Gobierno de España está comprometido con la igualdad entre españoles, sí”, ha contestado el jefe del Ejecutivo, para a renglón seguido hacer una férrea defensa del diálogo con los diversos grupos parlamentarios y también a nivel territorial con las distintas comunidades autónomas de España.

Sánchez le ha dicho que espera que en los próximos cuatro años el PP se pueda “encontrar” con el Gobierno en algunas de las políticas que redunden en el beneficio de los españoles, a lo que Casado respondió denunciando que llame “diálogo a lo que es una humillación”.

"Resetear la democracia"

A juicio de Casado, lo que pretende el Gobierno de coalición es “resetear nuestra democracia sorteando nuestra Constitución”. No obstante, le ha advertido de que “no lo conseguirá” porque “el PP es la garantía de que nadie va a discriminar a un español, vida donde viva, y de que España seguirá siendo una nación de ciudadanos libres e iguales”. “Y todo ello a pesar de usted y de ustedes y de lo que van a hacer esta tarde”, apostilló.

Aceptar la diversidad

Sánchez ha tomado la palabra entonces para advertir a Casado de que no piensa admitir “lecciones” del PP en lo que se refiere a la defensa de la integridad territorial de España y, en todo caso, le pidió “algo de empatía” tras “heredar un auténtico fiasco en lo territorial” del anterior Gobierno de Mariano Rajoy.

Finalmente, ha recalcado que “no se puede defender España si no se la acepta en su diversidad” y mentó directamente a Alfonso Alonso, que dimitió el lunes de su cargo como líder del PP vasco, para recordar que en su adiós admitió que tenía “una forma distinta de entender España y articular su diversidad” con respecto a Génova. “Su problema, de los líderes actuales del PP, es que confunden la igualdad con la uniformidad. Y no es lo mismo”, ha remachado Sánchez.