Aragonès pide unidad en torno a la mesa de diálogo y ve "irrenunciable" el referéndum

  • El Parlament entrega sus medallas de honor a los "represaliados del procés"
Foto: EFE |Vídeo: Telemadrid

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha pedido este viernes unidad antes la mesa de diálogo con el Gobierno que se prevé para la semana que viene y se ha comprometido con la defensa del referéndum, que ve "irrenunciable".

En el tradicional mensaje institucional del presidente con motivo de la Diada del 11 de septiembre que ha pronunciado desde el recinto modernista de Sant Pau en Barcelona, emitido por TV3 ha valorado la mayoría independentista del Parlament: "Y una mayoría todavía más amplia a favor del final de la represión y de un referéndum".

"Este amplio consenso político y social se tiene que traducir, nuevamente, en una alianza entre instituciones, partidos, sociedad civil y ciudadanía para recuperar conjuntamente la iniciativa. Para hacer inevitable un referéndum que, para mí, es un compromiso democrático del todo irrenunciable ante el cual no descansaré hasta hacerlo realidad", ha concretado.

En ese sentido, el presidente ha defendido su estrategia para avanzar en el final del conflicto político catalán, la mesa de dialogo acordada con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que Aragonès ha situado recientemente para el jueves o el viernes en Barcelona. "Catalunya está a las puertas de hacer una cosa que no había conseguido nunca antes: abrir una negociación con el Estado, de gobierno a gobierno, para abordar cómo resolvemos el conflicto", ha celebrado, y ha recordado que ambas partes asumen que el resultado de la negociación contará con el aval de la ciudadanía a través de una votación.

En su discurso, ha abogado por acudir al espacio de diálogo con el Ejecutivo central "con toda la fuerza" que la ciudadanía muestra en las movilizaciones de la Diada.

"Hemos conseguido que el Estado se siente en una mesa de negociación donde el Govern defenderá la amnistía y el derecho a la autodeterminación"

El presidente ha insistido en que, según él, el referéndum es la propuesta más inclusiva porque tiene en cuenta tanto a los favorables a la independencia como a los que están en contra: "Un proceso democrático, libre, donde todo el mundo pueda defender su propuesta en igualdad de condiciones y donde todo el mundo pueda hacer oír su voz a través de un referéndum avalado por la comunidad internacional".

Así, se ha dirigido a quienes no quieren la independencia: "Tenéis un planteamiento político legítimo, que representa una parte importante de la ciudadanía que hay que escuchar y tener en cuenta", y ha sostenido que con todos ellos puede coincidir en que la mejor manera de tener un futuro compartido es que todas las propuestas se puedan llevar a cabo si cuentan con el aval de la mayoría de la población.

Considera que la manera de conseguirlo es un referéndum en que todas las opciones puedan ganar y todos acepten el resultado: "Por eso, el referéndum es la solución que nos incluye a todos. La que no obliga a nadie a renunciar a defender a sus ideales y, a la vez, nos obliga a todos a hacer una propuesta, una propuesta de país", y ha reafirmado que la suya es una república catalana, independiente y europeísta.

"La Diada Nacional que conmemoramos mañana (por este sábado) es eso: la afirmación colectiva que somos una nación y que somos un solo pueblo. Visca Catalunya lliure", ha concluido.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la mayoría de sus consellers acudirán este sábado a la manifestación independentista de la ANC, en una Diada del 11 de septiembre en la que se homenajeará al violoncelista Pau Casals.

Por su parte, la presidenta del Parlament de Cataluña, Laura Borràs, ha pedido que la Generalitat se retire de las acusaciones contra activistas independentistas durante el acto de entrega de la medalla de honor de la cámara catalana a los "represaliados" del procés.

La mesa de la cámara catalana -en la que JxCat, ERC y la CUP disponen de cinco de las siete sillas- acordó conceder, a propuesta de Borràs, la Medalla de Honor de la cámara catalana en la categoría de oro a "las personas víctimas de la represión y a los colectivos jurídicos que las defienden".

Esta decisión desagradó al resto de grupos de la cámara -PSC, comunes, Cs, PPC y Vox-, que acusaron a la presidenta de hacer partidismo con un galardón institucional.De hecho, socialistas, populares, naranjas y Vox no han participado en el acto de entrega de las medallas, celebrado este viernes por la tarde en el auditorio del Parlament.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Pere Aragonès