Los retos del sector textil ante el cambio de hábitos en la compra de ropa: "Necesitamos recuperar el valor del producto"

La Gran Vía es la calle comercial con más tránsito del mundo, pero en estos momentos es una calle en crisis. El 30% de los comercios están en peligro a causa de una pandemia que ha caído como una losa que afecta incluso a las grandes marcas textiles. Algunas de ellas han tenido que cerrar tiendas y anuncian regulaciones de empleo en sus plantillas.

¿Estamos ante un fin de ciclo en la industria de la moda?, ¿Ser quedará para siempre la tendencia a la compra online?... Montserrat Gallego, presidenta de la asociación Triángulo de la Moda y Eduardo Zamácola, presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex), nos ayudan a despejar esas dudas.

El sector textil es el que menos ha recuperado tras el confinamiento y uno de los que más ha sufrido durante la pandemia: “Los comercios han hecho todo lo necesario para mantener la seguridad de los clientes en la compra, pero como no podemos reunirnos, la gente no necesita renovar el vestuario y esto es algo que afecta también a la compra a online”, asegura Zamácola.

Cerca de 20.000 tiendas de ropa en todo el país están a punto de cerrar por la pandemia
Cerca de 20.000 tiendas de ropa en todo el país están a punto de cerrar por la pandemia
Cerca de 20.000 tiendas de ropa en todo el país están a punto de cerrar por la pandemia

Cerca de 20.000 tiendas de ropa en todo el país están a punto de cerrar por la pandemia

“La pandemia ha acelerado procesos que ya estaban llegando, como la digitalización”, dice Zamácola. El análisis masivo de datos se perfila como la herramienta comercial del futuro porque permite la diferenciación: “Soy un gran defensor del pequeño comercio y multimarca, y si eres capaz de conocer a tus clientes y diferenciarte, tienes capacidad de competir con las grandes empresas”, explica.

“Necesitamos un cambio de mentalidad de la gente y recuperar el valor del producto"

Para Zamácola, el propio sector arrastraba una tendencia hacia la diferenciación por precio poco beneficiosa: “Necesitamos un cambio de mentalidad de la gente y recuperar el valor del producto, desde la producción a la logística y la atención al cliente … Hemos cometido el error de competir en precios y la pandemia ha sido el remate, asegura.

El presidente de Acotex se lamenta también de la falta de compensaciones al sector por los efectos de la pandemia: “El gobierno central se ha olvidado completamente de nosotros”, afirma, y destaca el valor añadido que proporcionan los comercios a la ciudad: “Un comercio cerrado significa calles abandonadas”, señala.

“Estamos súper hartos del chándal"

Para Montserrat Gallego, la gente sí quiere volver a vestirse de nuevo: “Estamos súper hartos del chándal y tenemos ganas de ponernos guapos, pero ¡no podemos salir!”, se lamenta.

La presidenta de Triángulo de la Moda coincide en que diferenciarse es el camino para mantener los comercios y reclama un “consumo responsable” en el sector textil frente a la compra de precio bajo y mala calidad, de cara a recuperar las tiendas pequeñas.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Industria